Málaga

Serendipia entre los tomates del invernadero

  • Identificada casualmente una variedad de tomate que contiene un repelente natural contra las plagas más comunes que atacan los cultivos

Tomates melillero, típicos de la zona de la Axarquía, recuperados en La Mayora. Tomates melillero, típicos de la zona de la Axarquía, recuperados en La Mayora.

Tomates melillero, típicos de la zona de la Axarquía, recuperados en La Mayora. / javier albiñana

Una única planta de todo el invernadero captó la atención del director del Instituto de Hortofruticultura Subtropical y Mediterránea, Enrique Moriones. Excepcionalmente aquella tomatera no contenía mosca blanca ni araña roja, las dos plagas tan comunes como dañinas que habían invadido al resto. ¿Por qué resistían si todas las demás habían sucumbido?

El misterio de aquel súper tomate invulnerable a los enemigos se desveló tiempo después cuando se comprobó en el laboratorio que los clásicos pelillos que recubren todas las plantas de tomate en aquella variedad concreta contenían una sustancia repelente contra los insectos. Por qué esa variedad disponía de ese elemento de defensa desaparecido en todas las demás posiblemente se explique por el hecho de ser una variedad procedente de la región andina, área original del tomate, que fue traído a Europa desde América a mediados del siglo XVI. Se sospecha que ha debido de hacer un duro proceso de adaptación y reforzarse con sistemas de autodefensa para sobrevivir en un medio hostil.

El hallazgo ha hecho posible después identificar el gen que controla la producción de esa sustancia repelente para bichos como la araña roja, el pulgón o la mosca blanca y, a partir de ahí, iniciar un proceso de selección de variedades, con técnicas tradicionales, para desarrollar tomateras más resistentes a plagas tan comunes. "Hemos estudiado y comprendido cómo funciona el gen para después introducirlo en la mejora clásica", apunta Enrique Moriones. También han visto que tiene el valor añadido de frenar la expansión de otras patologías. "Las propias plagas transmiten a su vez virus. Al no ser atacados por estas plagas también están más protegidos contra enfermedades virales".

En el caso del tomate los científicos del instituto tienen proyectos en curso para promover variedades que resistan mejor la falta de agua y la salinidad, al tiempo que también estudian, en colaboración con la empresa Bioazul, el uso de aguas depuradas para el riego de los cultivos.

La finca experimental La Mayora posee un banco de germoplasma de tomate con más de 1.200 semillas de variedades diferentes que han hecho posible que recupere algunos ejemplares endémicos que habían desaparecido por la pujanza de frutas que proporcionaban mejores cualidades para la conservación y la comercialización, aunque a costa del paladar.

La añoranza de los sabores perdidos ha puesto en órbita la recuperación de antiguas variedades que habían sido cultivadas en un ámbito muy doméstico y para consumo de proximidad. Esta tendencia tampoco ha pasado desapercibida en La Mayora, donde se han recuperado especies como el tomate de Zahara de la Sierra, el gordo de Torrox, la variedad cándido, el melillero, que históricamente se localizaba en la comarca de la Axarquía, así como el y tomate de Ronda (Acinipo).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios