Málaga Hoy En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Tradición semanasantera

Tele Torrijas: el sabor de la Semana Santa de Málaga que llega a domicilio

  • En la provincia de Málaga muchas pastelerías, panaderías y confiterías reparten a los prisioneros del Covid-19 este humilde manjar

  • Lloremos con la boca llena de miel y azúcar los pasos procesionales que este año no veremos en nuestras calles

  • La lectura en los tiempos del coronavirus

Receta de torrijas Receta de torrijas

Receta de torrijas

Del mismo modo que una Navidad sin regalos es sólo invierno, una Semana Santa sin procesiones es, sólo eso, siete días litúrgicos despojados de su folclore y su tradición que se enraízan hasta la más recóndita de nuestras células. Aun así, no debemos quejarnos: que no haya tronos en nuestras calles no es nada comparado con la pérdida de un familiar o un amigo a causa del coronavirus. Tengamos esto en cuenta y respetemos el profundo dolor que esta situación está acarreando a tantísimas personas.

Debemos relativizar y consolarnos del mejor modo posible, y si se nos ha vetado la posibilidad de ir hasta la Semana Santa, al menos podemos hacer que la Semana Santa venga a nosotros de muchas maneras.

Como la magdalena de Proust, el sabor de las torrijas, el dulce por excelencia semanasantero, nos transporta a las noches impregnadas de empalagoso incienso, al trajín incansable y las carreras por llegar a tal punto del recorrido del trono al que tanta devoción procesamos, al recuerdo de ir cogidos de la mano de nuestros padres para no perdernos entre el gentío.

Un sabor que estos días recuperamos fácilmente gracias a la labor de panaderías, confiterías y pastelerías malagueñas que siguen elaborando esta receta y, además, enviándola por domicilio para solaz de los prisioneros del Covid-19.

También se pueden hacer en casa, pero sin nuestra madre en la cocina (y, además, sin levadura para el pan), pues como que no es lo mismo, la verdad.

Compren torrijas, pónganse el vídeo de la Semana Santa del año pasado y hagan una videollamada a sus familiares para comentar los mejores momentos, esos que nadie les arrebatará. Porque la Semana Santa de este año tiene una lección que regalarnos y que todos deberíamos aprender.

La Canasta

La Canasta realiza un excelente reparto a domicilio. La Canasta realiza un excelente reparto a domicilio.

La Canasta realiza un excelente reparto a domicilio. / La Canasta

Cerca de cuatro décadas lleva La Canasta surtiendo de dulces a la provincia de Málaga con tiendas en la capital, Alhaurín de la Torre, Antequera, Benalmádena, Estepona, Mijas, Marbella, Rincón de la Victoria, Torremolinos y Vélez-Málaga.

Hechas con miel, azúcar, con o sin crema, las torrijas de La Canasta son su plato fuerte para estos días junto con los borrachuelos. Es tal la demanda de torrijas recibida que, por regla general, durante todo el año siguen comercializando al menos un par de variedades.

El Colmenero de Alhaurín

Una de las panaderías de El Colmenero en Alhaurin el Grande. Una de las panaderías de El Colmenero en Alhaurin el Grande.

Una de las panaderías de El Colmenero en Alhaurin el Grande. / El Colmenero

La masa madre de las panaderías El Colmenero creció en Alhaurín el Grande en 1918, de manos de manos de Antonio García García, el abuelo de su actual responsable.

Y desde entonces ha hecho llegar sus elaborados productos a todos aquellos que saben apreciar el sabor de la mejor tradición.

Un sabor que en estos tiempos de coronavirus y clausura casi monacal, nos ayuda a disfrutar mediante un servicio a domicilio cual TeleTorrija por un precio de 1 euro, siendo el pedido mínimo irrisorio: de 5 euros.

Los pedidos se pueden realizar por teléfono en las panaderías de El Colmenero hasta las 13:30 horas y cuenta con dos tipos de torrijas: de azúcar (a 1,75 euros) y de miel (a 2 euros).

Casa Kiki

Una de las grandes palmeras por las que se ha hecho famosa Casa Kiki. Una de las grandes palmeras por las que se ha hecho famosa Casa Kiki.

Una de las grandes palmeras por las que se ha hecho famosa Casa Kiki. / Casa Kiki

Las pastelerías Casa Kiki (más malagueñas que un merdellón con un pendiente de pluma) también realizan reparto a domicilio estos días y también ofrecen entre sus productos las benditas torrijas.

El pedido mínimo que despachan son de 10 unidades y la unidad sale a 90 céntimos. También las tienen de varios tipos: de miel, azúcar y chocolate, sin relleno o con relleno de crema. ¡Se me hace la boca agua redactando este reportaje!

Eso sí, no sabemos si las torrijas de Casa Kiki serán tan enormes como sus celebérrimas palmeras y tortas locas gigantes, que son las causantes del incremento de subidas de azúcar que de un tiempo a esta parte está afectando a incontables malagueños.

Confitería Aparicio

La receta de las torrijas de Aparicio es de diez. La receta de las torrijas de Aparicio es de diez.

La receta de las torrijas de Aparicio es de diez. / Aparicio

Desde 1941 la Confitería Aparicio brinda a sus clientes la mejor tradición en la repostería. Sus torrijas están elaboradas con bollería fina (chistes no, por favor), rellenas de crema y bañadas con vino moscatel... Las torrijas que elaboran en Confitería Aparicio son conocidas en toda la provincia y no sólo los capitalinos acuden a sus establecimientos para saborearlas.

Una fórmula que no se puede cambiar porque es la destilación última del buen hacer repostero, perfilada durante décadas, y que se están haciendo verdaderos esfuerzos durante estos días para hacerla llegar a las casa de los malagueños.

De este modo, Aparicio, con un pedido mínimo de 15 euros, lleva sus productos al entorno que circunda a sus locales (y más allá, pero depende de las zonas). En cualquier caso, Aparicio pone todo su empeño en que nadie se quede sin llevarse una de sus torrijas a la boca.

Ávila y Pathelin

Hay otros establecimientos confiteros que venden torrijas durante estas fechas como son las confiterías Ávila o las Pathelin.

Esta última tiene también torrijas pero aún no reparten a domicilio, aunque, si todo va bien, la semana que viene sí lo harán. Les ha pillado un poco el toro, pero sin duda merece la pena esperar para probar una de sus torrijas en la comodidad cada vez más incómoda de nuestro propio hogar.

Y ahora, disfruten de una humilde Semana Santa cuya virtud es recordarnos cuáles son las cosas verdaderamente importantes de nuestras vidas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios