Málaga

La UMA pierde 1.600 alumnos en su centro de español para extranjeros

  • La imposibilidad de viajar deja la actividad de este centro prácticamente paralizada y a 31 profesores en ERTE

Diego Vera y Patricia Benavides, directora académica del Área de Internacionalización de la Fguma. Diego Vera y Patricia Benavides, directora académica del Área de Internacionalización de la Fguma.

Diego Vera y Patricia Benavides, directora académica del Área de Internacionalización de la Fguma. / Javier Albiñana (Málaga)

Más antiguo aún que la Universidad de Málaga es el Centro Internacional de Español, que cuenta con 70 años de experiencia y que es toda una referencia de ámbito nacional en el estudio del español para extranjeros. Sin embargo, en estos momentos vive el peor momento de su historia. La imposibilidad de viajar ha hecho que el centro gestionado por la Fundación General de la UMA (Fguma) pierda unos 1.600 estudiantes este curso y que su actividad quede prácticamente paralizada. Esto ha provocado que 31 profesores tengan que mantenerse todavía en un ERTE total.

“Recibíamos a estudiantes americanos, chinos, coreanos, italianos y la mayoría de ellos no puede venir por las circunstancias de la pandemia, por lo que está inactivo”, explica Diego Vera, director general de la Fguma. “Supone entre 1.500 y 1.600 estudiantes de español para extranjeros que no vienen, la situación es complicada aunque entendemos que se repondrá cuando la situación se normalice”, agrega Vera.

El director general de la fundación apunta a que “somos un centro de mucho prestigio internacional y los alumnos volverán, pero es que ahora mismo no pueden viajar”. Para estos estudios, dice, no funciona una fórmula de enseñanza virtual. “El alumno quiere venir a hacer una inmersión lingüística en la ciudad, quiere vivir en Málaga, estar aquí”, apunta e indica que se ponen a disposición de los estudiantes muchas modalidades de aprendizaje.

“Hay quienes están unos meses o llegan para un curso entero, otros vienen para quedarse posteriormente estudiando algún título en la UMA, pero está claro que no es un formato para hacerlo on line”. A pesar de ello, la UMA puso en marcha una propuesta virtual y el centro de idiomas no se ha visto tan afectado. “Pero este alumno lo que quiere es la presencialidad”, reitera.

A la treintena de docentes que mantienen en el expediente temporal de regulación de empleo, la Universidad de Málaga paga un complemento del 30% de su sueldo para cubrir lo que dejan de percibir a través del Servicio Público de Empleo (SEPE). “La Universidad está haciendo un gran esfuerzo con esta medida para mantener a un personal tan cualificado”, indica el director de la Fguma.

El PTA, una alternativa en el ámbito local

En la búsqueda de alternativas en el ámbito local, han firmado un convenio con el Parque Tecnológico de Andalucía para intentar impartir español a “ese colectivo enorme de trabajadores extranjeros que tenemos y también estamos promoviendo actuaciones en Marbella y Benalmádena, nos estamos movilizando en ámbitos más locales para no tener que depender de un desplazamiento internacional”, explica Vera. Igualmente subraya que la intención es sacar a estos trabajadores lo antes posible del ERTE y que recuperen su actividad normal.

En el PTA trabajan profesionales de hasta 30 nacionalidades distintas. De las más de 20.000 personas que trabajan en la tecnópolis malagueña, un 35% lo hacen actualmente en las 57 empresas extranjeras instaladas en el PTA. Y en ese nicho de mercado es donde quiere entrar la UMA. El programa lingüístico que se presentó el pasado 22 de septiembre cuenta con acreditación del Instituto Cervantes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios