Salud

Una escuela de prevención de linfedema para las mujeres con cáncer de mama

  • Profesionales de enfermería y fisioterapia del Hospital Regional dan consejos para llevar una dieta saludable y hacer ejercicio físico con el objetivo de evitar su aparición

Profesionales del Hospital Regional presentan la escuela de prevención Profesionales del Hospital Regional presentan la escuela de prevención

Profesionales del Hospital Regional presentan la escuela de prevención / M. H.

Las unidades de Medicina Física y Rehabilitación y de Mama del Hospital Regional Universitario de Málaga han puesto en marcha una escuela de prevención y detección precoz del linfedema para las mujeres que han sido diagnosticadas de un cáncer de mama. Además, en esta consulta se trabaja para identificar los primeros síntomas y para tener acceso a un tratamiento eficaz en caso de desarrollar este efecto secundario de la cirugía oncológica.

La Escuela de Linfedema está coordinada por profesionales de Rehabilitación especializados y con dedicación preferente en esta patología y está asociada a la Unidad de Linfedema, donde se atiende a las pacientes que han desarrollado una obstrucción en el sistema linfático secundaria a la cirugía con el fin de reducir sus secuelas.

En 2018, en el Hospital Regional de Málaga se hicieron aproximadamente 400 detecciones de cáncer de mama, de las que 97 precisaron una extirpación de los ganglios linfáticos axilares, es decir una linfadenectomía. Del total de mujeres tratadas, 40 desarrollaron linfedema. A tenor de estos datos, la Unidad de Mama y la de Medicina Física y Rehabilitación decidieron trabajar de manera coordinada para la prevención de esta inflamación, ya que es recomendable que se trabaje inmediatamente tras la cirugía con el fin de evitar que aparezca.

En 2018, se hicieron 400 detecciones de cáncer de mama, de las que 97 precisaron una extirpación de los ganglios linfáticos axilares

La cirujana y responsable de la Unidad de Patología de Mama, Marta Ribeiro, explica que el linfedema se produce por una acumulación anormal de líquido en el tejido subcutáneo, debido a una obstrucción en el sistema linfático. "En mujeres con cáncer de mama que han precisado de la extirpación de los ganglios axilares, el linfedema se produce en el brazo por interrupción de los vasos linfáticos a nivel de la axila, llegando a un 20% de prevalencia. También puede suceder, aunque en mucho menor porcentaje (7%) en aquellas a las que se practica biopsia del ganglio centinela", señala.

Los expertos calculan que una de cada cuatro mujeres desarrollará esta complicación y aunque el tiempo de aparición varía entre semanas y años, lo más frecuente es que el 75% de los casos aparezcan durante el primer año tras la cirugía. "Se trata de un trastorno crónico y progresivo por lo que es fundamental su prevención y tratamiento precoz para mantenerlo controlado. Las medidas preventivas para evitar la aparición del linfedema son fundamenta-les, ya que una vez que se establece no existe un tratamiento curativo eficaz", explica la cirujana, que asegura que la puesta en marcha de la escuela ha disminuido la ansiedad ante la patología.

Una alimentación sana e hidratar la piel del brazo

Esta tiene una periodicidad semanal y a la misma acuden grupos de hasta cinco pacientes con acompañantes. Está coordinada con la enfermería de la Unidad de Patología Mamaria y en ella se trabaja la educación para la salud, con pautas de higiene, cuidados y signos de alerta.

Así, la enfermera referente de esta unidad, Isabel Reca, explica que es vital que en el caso de estas pacientes se mantenga una alimentación sana, se hidrate la piel del brazo, se evite la compresión en el miembro así como heridas y picaduras. "Se sienten acompañadas en un proceso muy complicado, ya que pueden acceder con facilidad a la Unidad de Linfedema a través de la de Patología Mamaria, así como a través de un correo electrónico habilitado para ayudar en las dudas que puedan surgir", apunta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios