Educación

La falta de intérpretes para alumnos sordos en Málaga llega al Defensor del Pueblo

  • Hay estudiantes que tienen hasta 14 horas de clase a la semana sin disponer de este recurso básico

  • Familias del instituto Politécnico Jesús Marín denuncian recortes en los recursos a pesar de que el centro cuenta con 16 alumnos sordos

Antonio Sepúlveda, Oumaima Erajai, Irene García y Luis Miguel Cordón, cuatro alumnos sordos. Antonio Sepúlveda, Oumaima Erajai, Irene García y Luis Miguel Cordón, cuatro alumnos sordos.

Antonio Sepúlveda, Oumaima Erajai, Irene García y Luis Miguel Cordón, cuatro alumnos sordos. / Javier Albiñana

La situación no ha mejorado en el último mes para la mayoría del colectivo de alumnos sordos. En los institutos malagueños siguen faltando intérpretes de lengua de signos para cubrir todas las horas que los estudiantes necesitan. Muy especialmente en los ciclos formativos y en materias muy específicas, de las que se quedan completamente fuera si no disponen de un recurso tan básico como el saber qué explica el profesorado. La queja de José García, el padre de una alumna que cursa el Ciclo Superior de Mediación Comunicativa en el IES Universidad Laboral, ha sido admitida a trámite por el Defensor del Pueblo Andaluz, que ya ha iniciado las actuaciones correspondientes, según comunicó en la carta enviada el 15 de noviembre.

“Se ha solicitado a la Delegación Territorial de Educación de Málaga que nos aporte cuanta información disponga sobre los hechos planteados en relación a la ausencia de profesionales de intérprete de signos en el IES Universidad Laboral de Málaga, donde se encuentra escolarizada su hija”, apuntan desde el Defensor del Pueblo Andaluz. “Sigue habiendo un puñado de horas sin intérpretes, no sólo en el instituto de mi hija sino en muchos otros”, explica José García y agrega que están planteando un escrito colectivo con otras familias afectadas.

Según la Sociedad Federada de Sordos en el IES Universidad Laboral faltan 60 horas a la semana sin cubrir. Antonio Sepúlveda, que estudia allí segundo del Ciclo Medio de Cocina, tiene 14 horas a oscuras. En el IES La Rosaleda faltan otras 14 en el turno de tarde sin un profesional que atienda al alumnado sordo. En el IES Politécnico Jesús Marín tampoco está la situación mucho mejor.

El IES Jesús Marín comparte profesora de apoyo

Victoria Jiménez, madre de un alumno de Secundaria, apunta que lo matriculó en el IES Jesús Marín “porque sé cómo trabajan y por los recursos con los que cuenta, intérpretes y profesores de apoyo para alumnos con necesidades específicas del lenguaje”, comenta. Sin embargo, en octubre le comunicaron que se iba a compartir una profesora con otro centro. “Mi hijo tiene varias horas sin intérprete y sin apoyo, Educación Física, Música y Plástica, asignaturas que le están costando bastante trabajo”, asegura y subraya que “hay cosas de las que no se pueden recortar, una de ellas las necesidades educativas especiales”.

"Mi hijo tiene que tener las mismas oportunidades que el compañero que tiene al lado"

También dice que este “recorte” no solo afecta a los alumnos sordos, sino a todos los que tengan necesidades de apoyo educativo. En el centro hay 178 alumnos con estas necesidades y 16 estudiantes sordos. “Con 16 alumnos sordos Educación considera que el centro puede permitirse compartir una profesional”, se queja Jiménez y estima que la Ley de Discapacidad en lo que respecta a la educación inclusiva “se la saltan a la torera”. “Mi hijo tiene que tener las mismas oportunidades que el compañero que tiene al lado”, señala, y está dispuesta a luchar por ello.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios