Málaga

Un hombre lanza por la ventana a la hija de unos amigos y luego se arroja él

  • El fallecido, con un posible trastorno psíquico, pasaba unos días con la familia

  • La hermana de la víctima, de 8 años, presenció lo ocurrido y alertó al padre, que estaba en la vivienda

Dispositivo policial y vecinos, junto al edificio en el que ocurrieron ayer los hechos. Dispositivo policial y vecinos, junto al edificio en el que ocurrieron ayer los hechos.

Dispositivo policial y vecinos, junto al edificio en el que ocurrieron ayer los hechos. / europa press

Consternación en el Parque Litoral por el fallecimiento de una menor de 5 años, a la que, según la investigación policial, un hombre, amigo íntimo de la familia, arrojó por la ventana de una sexta planta en el número 25 de calle Jalón, donde la pequeña residía junto a sus padres y su hermana. Tras ello, el individuo se arrojó al vacío. Ninguno de los dos pudo sobrevivir a la caída. La Policía Nacional trata de esclarecer a qué respondió el comportamiento del autor, que tenía 50 años, era natural de Sevilla y estaba muy unido a los padres de la menor. Asimismo, los investigadores intentan confirmar si padecía algún tipo de trastorno psíquico.

Las primeras pesquisas apuntan a que el fallecido era un amigo muy cercano a la familia que había venido a pasar unos días a Málaga y se alojaba en casa de ellos. No era la primera vez que lo hacía y tenía previsto viajar de vuelta a su casa poco antes de que se produjeran los hechos. Eran las 8:30. El padre de la pequeña se encontraba en la vivienda y se disponía a llevar a sus hijas al colegio. La hermana mayor, de unos 8 años, presenció lo ocurrido y fue quien alertó a su progenitor. La principal hipótesis que se contempla es que el autor lanzó a la niña y, a renglón seguido, se arrojó él. Los cuerpos cayeron al patio interior del recinto. La previsión es que hoy la investigación continúe con la autopsia que se le practicará en el Instituto de Medicina Legal (IML) y que aportará más luz al caso.

Varios testigos alertaban al servicio de emergencias sanitarias 112 Andalucía y a la Sala del 091 de la Policía Nacional de que se habían precipitado dos personas desde la ventana de una vivienda. A su llegada, los sanitarios solo pudieron certificar la muerte de ambas. El Centro de Coordinación de Emergencias (Cecem) 112 en Málaga, siguiendo el protocolo habitual en este tipo de casos, activó al Grupo de Intervención Psicológica en Andalucía Emergencias y Desastres (GIPED) para atender a los familiares de las víctimas. Hacia las 11:00, el concejal de Bienestar Social, Raúl Jiménez, también responsable del distrito de Carretera de Cádiz, acudió a la vivienda en la que se produjeron los hechos para mostrarle sus condolencias a los progenitores y brindarle el apoyo de los servicios municipales. En cuanto a las muertes, el edil pidió "respeto" y rehusó aportar detalles para evitar interferir en la labor policial.

El Ayuntamiento de Málaga ha convocado para hoy a las 12:00 un minuto de silencio a las puertas del Consistorio para mostrar su solidaridad con la familia de la niña. Así lo confirmó el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, que expresó su "desolación" por el suceso y aseguró haber hablado durante la jornada de ayer con la madre de la menor para transmitirle su "cariño, apoyo y afecto" y ofrecer a la familia apoyo psicológico y todo lo que necesiten por parte del Ayuntamiento. Una manera, precisó, "de solidarizarnos con la familia" y "para que no se sientan solos; si confortados por todos". "No hay palabras para describir la desolación que se siente ante estos temas y la sensación de impotencia por no poder arreglarlos", manifestó el regidor, que dijo sentir "una pena inmensa".

El pasado mes de abril, un niño de 4 años también falleció tras haberse precipitado desde la terraza de una vivienda, situada en una segunda planta en el número 2 del Camino del Pato, en Carretera de Cádiz, según confirmaron entonces fuentes policiales. El menor se encontraba al cuidado de un familiar cuando se registró la tragedia. La Policía Nacional, tras tener conocimiento de lo ocurrido, abrió una investigación, que apuntaba a un accidente.

Otro caso de similares características se producía meses antes. Un niño que semanas después habría cumplido 13 años murió tras precipitarse desde el balcón de su casa, situada en una sexta planta de un edificio de la avenida Juan Sebastián El Cano en El Palo. Tampoco en esa ocasión los sanitarios pudieron hacer nada por salvarle la vida.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios