Málaga

La industria del ladrillo recupera el pulso y vende un 11% más de viviendas

  • Las estadísticas oficiales elevan a 15.185 las operaciones de compraventa en los primeros seis meses del año

  • Es el mejor registro producido en la provincia desde el año 2008

Los puestos del Simed del año pasado en Málaga. Los puestos del Simed del año pasado en Málaga.

Los puestos del Simed del año pasado en Málaga. / javier albiñana

La industria del ladrillo recupera definitivamente el pulso. Los datos oficiales confirman la evolución del sector en la provincia, al punto de cerrar el primer semestre del presente ejercicio con las mejores cifras de compraventa de viviendas en los últimos nueve años. En números redondos, las transacciones entre los meses de enero y junio alcanzaron las 15.185, un 11% más que en el mismo lapso de tiempo del año pasado. En la última década, este registro sólo es mejorado por el de la primera mitad de 2008, cuando se acumularon 16.988 casas.

Bien es cierto que del conjunto residencial que ha cambiado de manos en la primera mitad del ejercicio la mayoría sigue perteneciendo al sector de segunda mano, con 12.330 unidades. Las 2.855 restantes son de nueva construcción. Siendo reducida aún esta cifra, crece respecto a 2016 en algo más de un 9%. Un detalle que permite atisbar el impulso de nuevas promociones después de años en los que el principal objetivo de las empresas era dar salida al gran estocaje acumulado durante la crisis económica.

Los promotores valoran el dato y detectan un aumento del comprador nacional

Al cambio de titularidad producido por la compraventa hay que sumar unas 7.300 viviendas más que lo hicieron bien por herencia, con 2.938 casos; donaciones, con apenas 94 unidades, y otras vías, con 4.231.

El dato del mes de junio es ligeramente inferior al de mayo, si bien ello no impide que en esa mensualidad Málaga se mantuviese como la cuarta provincia española con mayor número de transacciones. Las 2.826 viviendas vendidas solo estuvieron por detrás de las 7.298 de Madrid; las 4.916 de Barcelona, y las 3.092 de Alicante. En el contexto andaluz, las operaciones malagueñas supusieron algo más del 33% de todas las formalizadas en la comunidad.

La reacción en el colectivo de promotores malagueños es más que favorable ante los últimos datos dados a conocer ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE). "Son datos positivos, crecimientos; el acumulado en el primer semestre demuestra que está yendo muy bien el año", expuso la secretaria general de la Asociación de Constructores y Promotores (ACP) de Málaga, Violeta Aragón, quien subrayó el hecho de que las más de 15.000 casas vendidas en lo que va de año se aproximan a las cifras de todo 2012, que se cerró con algo más de 17.800. Otro elemento que pone en valor Aragón es el crecimiento que se registra de operaciones con compradores nacionales, en especial en Málaga capital, donde "el inversor nacional parece estar por encima del extranjero".

José Antonio Pérez, coordinador del área de investigación del Instituto de Práctica Empresarial (IPE), apuntó que estas últimas estadísticas vienen a confirmar los crecimientos "de dos dígitos" ya anticipados en el último Pulsímetro Inmobiliario de Málaga, presentado en el pasado mes de marzo. Un informe en el que el propio Pérez predijo la posibilidad de que la provincia y la Costa del Sol pudiesen una nueva burbuja inmobiliaria. En ese trabajo se destacaba el tirón del triángulo integrado por Marbella, Estepona y Benahavís, donde las compraventas son crecientes desde 2013. En cuanto al resto del territorio malagueño, el IPE llegó a augurar el cierre de 2017 con 27.737 viviendas comercializadas. Un dato que, se mantenerse la tendencia en los primeros seis meses, será inferior.

"Hemos dejado atrás el pesimismo y la incertidumbre; ahora consolidamos la recuperación, siempre que los tipos de interés se estabilicen a largo plazo, se genere empleo y se mantenga renta disponible", expuso Pérez, quien llamó la atención sobre los incrementos de precio que se están produciendo en el Centro histórico y zonas turísticas de primera línea. Una subida de los valores que trasladan "tensión a los precios del suelo, que junto a la nueva financiación de proyectos inmobiliarios está provocando ciclogénesis explosiva en zonas concretas con suelo urbano finalista". En cuanto a las viviendas de segunda mano, subrayó la necesidad de matizar las cifras, al incluir "todas las ventas de la banca, la Sareb y los fondos", tratándose en realidad de viviendas "sin estrenar".

La información del INE pone de manifiesto la recuperación del cambio de propiedad de fincas rústicas, ya que en los primeros seis meses se tramitaron 3.153 operaciones, el mejor registro en la última década. Hay que remontarse a 2007 para encontrar una situación mejor. Respecto a la primera mitad de 2016 el crecimiento es del 27%. De las acumuladas entre enero y junio, 1.308 se formalizaron mediante compraventa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios