Rafael Rodríguez Bermúdez. Consejero de Turismo y Comercio de la Junta

"Se ha pasado de hacer cada uno la guerra por su cuenta a una promoción unificada"

  • Optimismo de cara a Fitur, primera gran cita del año para el sector turístico: "Confiamos en que los empresarios entiendan que apostar por el empleo es hacerlo por la calidad y la rentabilidad"

Arranca la semana de la Feria Internacional de Turismo (Fitur) de Madrid. Cunde el optimismo tras un gran 2013 desde el punto de vista turístico andaluz. Preocupa, no obstante, el empleo. El consejero de Turismo y Comercio de la Junta, Rafael Rodríguez, confía que Fitur suponga un punto de inflexión en este capítulo.

–¿Qué lleva Andalucía a Fitur?

–Fitur tiene gran importancia. Es una de las ferias de mayor dimensión y proyección, la primera de España, con vocación en el mercado nacional. Garantizamos una presencia absolutamente digna, con un pabellón de 5.300 metros cuadrados que luego serán más y un diseño moderno. Es una apuesta consensuada y unificada con todos los patronatos. Presentamos toda la oferta turística andaluza, su formidable atracción, sobre la base de los segmentos y los operadores.

–¿Qué espera traer de la feria?

–Que sirva para reforzar la imagen y la percepción de Andalucía entre los principales operadores turísticos, nacionales e internacionales. Que sirva para hacer negocio, firmar convenios y contratos. La apuesta de Andalucía sólo tiene sentido si tiene un importante retorno y eso se mide en imagen, percepción, valoración, visitantes y pernoctaciones. Para que eso sea posible es imprescindible que haya contratos y negocios. El objetivo es que los más de 1.000 profesionales andaluces vean facilitada su actividad y lleguen a acuerdos, aparte de los que firmará la Consejería.

–¿Por qué Andalucía recupera turismo nacional mientras baja la media en el resto de España?

–Es un hecho totalmente excepcional que Andalucía termine el año con casi un 3% más de turismo nacional mientras baja en España. Es un crecimiento importante y eso se debe fundamentalmente al plan de acción 2013 de promoción, por presentar toda la oferta y segmentos de forma unitaria. 2013 fue punto y aparte en lo que era la tónica general en promoción turística. Se ha pasado de hacer cada uno la guerra por su cuenta a hacer una promoción coordinada, unificada y por segmentos. Ha dado frutos muy positivos. El año pasado planteábamos como objetivo recuperar el mercado nacional y lo hemos conseguido. Cuando se trabaja de forma coordinada, con diálogo y acuerdo, los resultados son positivos. Sumar esfuerzos significa multiplicar resultados.

–¿La tendencia se repetirá este año?

–Hay que ser prudentes, que la realidad vaya superándonos. Abordamos 2014 con optimismo y prudencia. Si 2013 ha sido un año muy malo desde el capítulo socioeconómico y las políticas de ajuste, sí hemos tenido buenas cifras en las magnitudes turísticas. Hay motivos para ser optimistas, aunque el turismo es un mercado muy volátil y sujeto a variables. Esperamos que 2014 sirva para aumentar la rentabilidad económica y el empleo. La creación de empleo me parece imprescindible y una de las incomprensiones.

–¿En qué medida cree que las ventajas anunciadas por la Junta pueden reactivar el empleo hotelero?

–Es nuestra gran obsesión en 2014. Salir de la crisis debe ser restituyendo derechos y generando empleo. La gestión de la crisis no puede recaer en trabajadores, autónomos y comerciantes. Esperamos que 2014 sea de mejora económica y del consumo. Esa salida de la crisis debe servir para devolver derechos a los que los han perdido. Somos conscientes de que el Gobierno andaluz tiene pocas competencias en política laboral y la reforma laboral es enemiga del empleo estable y los derechos. Somos optimistas porque confiamos en la responsabilidad social del empresario andaluz y que sepa comprender que apostar por el empleo es apostar por la calidad y la rentabilidad de su negocio. Impulsaremos un código de buenas prácticas. El empresario que apueste por el empleo no puede tener el mismo trato con la Administración que el que no lo hace.

–¿Y no tiene la percepción de que hay empresarios que no piensan cambiar de prácticas apelando a la crisis?

–Prefiero siempre mirar el vaso medio lleno. Andalucía necesita empresarios que apuesten por Andalucía y apuesten por la rentabilidad a corto, medio y largo plazo. Sin empleo de calidad no hay rentabilidad turística ni hotelera. Un hotel que presta servicios con pocos trabajadores y poco formados y hace que el cliente salga insatisfecho, no sólo perjudica al hotel, sino al destino turístico andaluz. Nos perjudica esta práctica.

–¿Será 2014 el primer año que note menos la estacionalidad?

–¡Espero! En esa línea vamos a trabajar. Esperamos presentar en febrero el Plan Estratégico contra la Estacionalidad. No es sostenible que una comunidad con nuestro clima, con nuestra oferta turística, con nuestros segmentos y oferta complementaria tenga cerrada la mitad de plazas hoteleras. Eso es pérdida de competitividad turística, eso es negativo para las economías locales, comercios y todo lo que tiene que ver desde el punto de vista turístico. No es sostenible y es un objetivo fundamental, teniendo en cuenta que no es fácil, es algo que viene de años anteriores. Este año por primera vez lo que hemos hecho es analizar de manera científica lo que supone la estacionalidad en Andalucía. Se ha hecho una inspección extraordinaria, ya la presentamos en Torremolinos hace semanas. El objetivo es ir reduciéndola progresivamente y reduciendo los hoteles que cierran y su tiempo de cierre.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios