Málaga C.F.

Muñiz rechaza lecciones

  • El técnico comprende las críticas sobre el estilo del equipo, aunque no suscribe todas: "A veces las lees y te da la risa"

  • Misma línea: "Estamos en la jornada nueve, el puesto es intrascendente"

Juan Ramón Muñiz, en primer plano, da indicaciones ante la mirada de Hicham. Juan Ramón Muñiz, en primer plano, da indicaciones ante la mirada de Hicham.

Juan Ramón Muñiz, en primer plano, da indicaciones ante la mirada de Hicham. / JAVIER ALBIÑANA

Ni loco se va a salir Juan Ramón Muñiz de su discurso, marcado desde el día uno y en cada comparecencia. Es el Málaga el rival a batir a día de hoy, aunque el liderato ya sí se lo podría discutir el Granada si se dan los resultados adversos para los intereses blanquiazules. Pero eso, en octubre, no interesa lo más mínimo al técnico asturiano, que ayer invirtió el orden habitual y comparecía en sala de prensa antes del entrenamiento para analizar el choque ante el Albacete.

"Le doy importancia a los puntos y no a la clasificación. Viene un rival que no había perdido ningún partido hasta el fin de semana pasado. Cuando haces eso quiere decir que estás a buen nivel, en un buen momento. Tiene buen juego y finalización. Viene un rival de la categoría, que te va a poner las cosas difíciles", analiza Muñiz sobre su rival mientras insiste en su filosofía. Es un maratón, no un esprint: "Hay tres puntos en juego importantes, que ya no vuelven. Tenemos que afrontarlo con la misma ilusión, optimismo, trabajo, ambición... La clasificación la dejo al margen, estamos en la jornada nueve, no tiene ninguna trascendencia el puesto. Dentro de seis o siete meses le daré importancia. Ahora es ir colocándonos, esto es como la Vuelta a España".

Agradar a todo el mundo es imposible; sabemos qué hacemos, por qué y con qué intención se hace

Todo el que conocía a Muñiz era consciente de su estilo antes de su llegada. Guste más o menos, lo único tangible es que el equipo es líder. No obstante, su manera de jugar le ha granjeado alguna que otra crítica, sobre todo desde fuera de Málaga. "Agradar a todo el mundo es imposible, el que está en esta profesión lo sabe. Eso me da igual. A unos les gusta de una manera y otros otra. Sabemos lo que hacemos, por qué y con qué intención lo hacemos. Cada uno que valore lo que quiera, esto es fútbol. Puede opinar todo el mundo y yo respeto, no tienen que compartir una misma idea", señala comprensivo Muñiz, que aun así distingue entre los distintos análisis recibidos: "¿Las críticas? Hay veces que las lees y te da la risa y otras que te las tomas con seriedad".

Dentro de ese estilo, se ha caracterizado el Málaga por sus saques de banda. Han dado puntos y en seguir así hace hincapié el preparador malaguista: "Ojalá marquemos más así. Es una buena señal. Siempre que haya goles... No me importa de qué manera llegan, siempre que sean a favor. Tenemos esa ventaja, jugadores que van bien por alto y un muy buen lanzador de banda, que pone el balón en el área, que es donde se marcan los goles. Ojalá podamos seguir aprovechándolo y teniendo esa efectividad".

Santos y Juankar volvieron a trabajar con el grupo, aunque no entraron en la lista finalmente. Mientras, el técnico pierde a los internacionales Munir y N'Diaye. Entraron por ellos Andrés y Boulahroud en la convocatoria, y los puestos irán para Kieszek y Lacen o el marroquí. Nada nuevo, ya que se perdieron también los partidos ante Tenerife y Almería en Copa: "Son bajas esperadas. Son jugadores que habitualmente van con sus selecciones, se juegan clasificaciones importante para sus países. Hay que acostumbrarse, adaptarse y seguir confiando en el trabajo que está haciendo toda la plantilla, que es amplia. Hay varios jugadores por posición. Los que entren mantendrán el nivel e incluso lo podrán mejorar".

Quien renunció a jugar con su selección fue Haksabanovic, aunque volvió a quedarse fuera de la convocatoria. Aun así, Muñiz dejó buenas palabras para la actitud del montenegrino: "Tenía la convocatoria, habló con el seleccionador y llegaron a un acuerdo para que se quedara. Prefería seguir tratándose y continuar en la dinámica de entrenamientos, es para agradecer. A todo el mundo le agrada ir con su selección y él ha dado un paso para seguir adaptándose".

Y en el Albacete, dentro de toda esa historia de coincidencias y reencuentros, Muñiz tiene su capítulo particular. Conoce bien al ucraniano Roman Zozulya, al que se midió cuando entrenaba en el Dnipro. "Todos nos conocemos, jugadores, entrenadores... Una individualidad te gana, le puedes conocer, como en este caso a Roman, pero en un momento determinado un jugador te gana un partido. A él le conozco perfectamente, pero...", argumentaba el asturiano. Y es que advierte, en cualquier minuto viene la sorpresa. "No te puedes permitir un despiste", cierra.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios