Málaga C.F.

N'Diaye tiene un imán

  • Debut del pivote y Blanco Leschuk en el triunfo matinal ante el Córdoba

N'Diaye, con el balón ante la mirada de Prieto y Blanco Leschuk. N'Diaye, con el balón ante la mirada de Prieto y Blanco Leschuk.

N'Diaye, con el balón ante la mirada de Prieto y Blanco Leschuk. / málaga cf

Alfred N'Diaye tiene un imán. Cuando él no va al balón es el balón el que parece que le busca. Al menos esa fue la sensación que dio en el partido matinal del Málaga contra el Córdoba. El pivote franco-senegalés gustó y mucho. Demostró jerarquía y tiene una presencia imponente en el centro del campo, donde empequeñeció a los que estaban a su alrededor. Independientemente de la camiseta que vistiesen, toca decirlo.

Debutó con el Málaga como también lo hizo Blanco Leschuk, cuya actuación fue algo más discreta. Se intuye que es un jugador para funcionar de espaldas y dejó un buen detalle en su primer remate a portería. Aunque se fue desviado, el movimiento fue de hombre con oficio en el área. A ver cuál es su evolución. Junto a ellos fue titular otro de los nuevos, Haksabanovic. El sueco tampoco brilló en exceso, pero dejó detalles.

El resto del equipo fueron los jóvenes canteranos y algunos de los que a día de hoy parecen suplentes (afirmación que se agarra a los movimientos de Muñiz en estos partidos). De entre todos brilló Hicham. Es curioso cómo el marroquí se está ganando, como poco, que el entrenador le considere una opción. Tiene descaro y calidad, pero sobre todo demuestra hambre. Posee cualidades para ser diferencial. Su luz da mucha sombra a Mula, que hace un verano fue el Hicham de Míchel. El catalán no está cuajando una gran pretemporada, no, pero ayer tuvo la lucidez suficiente para hacer el gol del triunfo de un Málaga serio y sólido a pesar de su relativa bisoñez.

El tanto de Mula llegó tras un error de la zaga cordobesista. Solo ante el portero, tuvo la serenidad exacta para ejecutar. Aun así, su situación va a ser revisada en estos días, que se prevén también cargados de cierta intensidad, con la competición asomando ya.

No fue un partido para recordar, pero el Málaga consiguió dejar su portería a cero una vez más, algo que ya empieza a ser más que una anécdota. Y el Córdoba sí que puso un once cercano a su ideal...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios