Málaga C.F.

El vestuario del Málaga solo piensa en "morir en Lugo" para traerse los tres puntos

Los jugadores del Málaga abrazándose tras el gol.

Los jugadores del Málaga abrazándose tras el gol. / Pepe Gómez

"No vamos a tirar la toalla, nos vamos a dejar el alma y la vida cada día en cada partido y en cada entrenamiento", confesó el capitán Escassi tras la victoria al Málaga ante el Cartagena en La Rosaleda. El jugador paleño confirmó que conocían la importancia del partido: "Ha sido una victoria increíble, necesitada, de creer y de unión". Mientras que Ramalho recordaba que todavía es posible: "Mientras las cuentas salgan, el equipo cree. Tenemos que salir en todos los partidos a ganar y todos son finales. No debemos volvernos locos, solo pensar en el partido de cada semana y ojalá el objetivo se consiga".

Es más, el central de Baracaldo recordó que era el momento de aprovechar el tropiezo de los rivales: "Era un triunfo necesario, había que ganar sí o sí. Las jornadas anteriores lo habíamos hecho bien y este era un partido clave para ganar y recortar puntos. Estamos con energía positiva, deseando que llegue el siguiente fin de semana para ir por el triunfo". Precisamente, Juande desveló quien es el culpable de este cambio de cara: "El sistema nos está viniendo muy bien, nos estamos encontrando cómodos. Aunque los objetivos y la forma de jugar es la misma, este está dando resultados y vamos a ir a por el partido con la formación que sea".

Por supuesto, los tres jugadores blanquiazules, los cuales comparecieron tras la victoria, no pudieron olvidarse de la afición. "Darle todas las gracias a la afición. Es una pasada que, en la situación que estamos, esté con nosotros a muerte y eso es de admirar. Es una locura. No hay palabras para el recibimiento que nos han hecho. Era imposible no ganar hoy con la gente y se lo dedicamos especialmente a ellos", dijo el mediocentro blanquiazul. Tampoco se fue muy lejos de esa línea el central cordobés: "Ha sido un chute de energía, no habíamos conseguidos dos victorias seguidas en toda la temporada. Todos nos estaban apoyando y queríamos conseguir esta victoria en casa después de ganar fuera. Es una recompensa al trabajo".

El 5 blanquiazul confirmó que el recibimiento les llegó: "Ha sido un gran triunfo después del recibimiento. Se está notando la unión entre equipo y afición y eso se nota en el campo. Todos creemos, llevamos una buena dinámica y juntos vamos a pelear hasta el final para conseguir la permanencia". El capitán afirmó que están en el buen camino: "El equipo últimamente está realizando muy buenos partidos y esta es la línea a seguir. Por la necesidad, tenemos que ir sumando de tres en tres. Ahora vamos a Lugo a morir allí para sacar los tres puntos como sea".

Así lo ratificaba Ramalho: "Llevamos un tiempo que el equipo ha dado con la tecla. Con el cambio de sistema todos sabemos lo que tenemos que hacer. El equipo está bien plantado, estamos haciendo las cosas bien. Contra los rivales de arriba sacamos buenos resultados. Los partidos que quedan son finales y pasa por ganarle a todos los rivales directos para poder pasarlos".

Respecto al momento personal de cada uno, Juande comentó: "Me he encontrado bien, estoy contento y teniendo más regularidad. Intento que el entrenador confíe el máximo y dar el mejor rendimiento". Mientras que Ramalho expresó: "Llevo dos jornadas sin estar en el once, pero tengo que estar preparado para cuando me toque jugar. Tengo que salir en el segundo tiempo a ayudar al equipo y lo más importante es conseguir los tres puntos".

Sobre el polémico penalti por mano de Escassi que luego el VAR anuló por un fuera de juego previo, Juande explicó como se vivió desde dentro: "Ha sido un momento de mucha confusión y tensión. Llevabas todo el partido corriendo y luchando y en una acción en el último momento se te podía ir la victoria. Ha sido una cuestión de fe, todos hemos creído y ha sido como celebrar un gol”.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios