Cultura

Con el cine por destino: Jorge Peña regresa al Festival con 'Viajes anónimos'

  • El realizador malagueño recoge en su nuevo documental testimonios de personas sobre la determinación de la casualidad y el azar

Uno de los testimonios recogidos por Jorge Peña en 'Viajes anónimos'. Uno de los testimonios recogidos por Jorge Peña en 'Viajes anónimos'.

Uno de los testimonios recogidos por Jorge Peña en 'Viajes anónimos'. / m. h.

Dice uno de los personajes de Viajes anónimos que "el destino, la causalidad, o como queramos llamarle, es el que realmente dirige nuestras vidas". Si lo que dice es cierto, debe gustarle el cine. Al menos al que gobierna el azar del malagueño Jorge Peña, que con esta obra vuelve por sexta vez al Festival de Málaga, donde ha participado con siete trabajos. En esta ocasión lo hace en la Sección Oficial de Cortometrajes Málaga, donde comparte cartel con otros quince trabajos.

A su destino también le gustan los números pares. De hecho, la relación de Peña con la cita malagueña arrancó en 2010 por partida doble con los largometrajes documentales En las calles sin nombre y El Poeta sin tiempo. Y siguió después con Cuando seas padre comerás huevos (2012), Escocia (2014), Libertad Negra (2016) y Los pájaros no tienen vértigo (2017). En 2018 llega con Viajes anónimos, un proyecto surgido de unas ayudas públicas en El Prat que buscaban dinamizar una escuela de arte a través del mundo audiovisual.

El cineasta se inspiró en una escena de los ataques terroristas de París en 2015

"Un día vi las imágenes de una cámara de seguridad durante los ataques terroristas a París en 2015. Uno de ellos entra en una cafetería, apunta a una mujer que está bajo una mesa y la pistola se encasquilla. Lo vuelve a intentar sin éxito. Y se va. Y ella sale después corriendo también del lugar", cuenta el documentalista, al que esta escena le sirvió como detonante para rodar su cortometraje.

La obra se acerca a una serie de personas que cuentan momentos donde la casualidad cambió sus vidas o las de otros. Historias que se acercan al realismo mágico. Y que piden la participación del espectador. Son relatos en las que el público se involucra sin saberlo, en las que establece unos vínculos entre los protagonistas que no sabe sin son ciertos. Sin conocer dónde está la realidad y dónde la ficción. Siquiera si hay realidad o ficción. "Es el juego que plantea la película", subraya Peña, al que la casualidad -o no- siempre lleva a incluir aviones de una u otra manera en sus trabajos, como ocurre en Viajes anónimos. El cortometraje se podrá ver en el Programa 1 junto a Adagio, Cautivo, Charlitas de verano, Diez y nuevo. Autorretrato con herida, El día que mi abuela conoció a Bruce Willis, Idas y vueltas y Nirvana, a partir de las 19:15 en la Sala 2 del Cine Albéniz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios