Cultura

La ceremonia de la confusión

  • Triángulo de Amor Bizarro actúa este sábado en la Sala París 15, con un concierto incluido en el programa del Crema que organiza La Térmica

Los seguidores malagueños de Triángulo de Amor Bizarro (que los hay, y son legión) están de enhorabuena. El grupo actuará este sábado en la Sala París 15 para presentar su último disco, Victoria Mística, poco después de haber recibido en México, por segunda vez, el galardón al Mejor Grupo Español dentro de los premios de la música independiente IMAS; y volverá a Málaga en julio para tocar en el 101 Sun Festival. El concierto de este sábado se ha incluido además en los Coloquios de Referencia en el Espacio de Música Actual (Crema) que La Térmica acogerá mañana y el sábado con motivo del vigésimo aniversario de la revista Mondosonoro. De modo que el cuarteto gallego, emblema de la música independiente en España, se prepara para conquistar Málaga, reválida incluida, con las mejores armas de que dispone: su sonido contundente, directo e incontestable y algunas de las mejores letras que el rock español ha dado de sí en las últimas décadas. Lo que no es precisamente poco.

Victoria Mística fue grabado el año pasado en La Coruña. De las mezclas se hizo cargo nada menos que Manny Nieto (productor de The Breeders, Health y Circle Jerks), que se llevó el material a un no menos bizarro periplo asiático. El resultado es una obra compacta y expuesta con absoluta claridad a lo largo de nueve canciones y 32 minutos de rabia, exploración y síntesis como norma. Con respecto al anterior disco del grupo, Año Santo, lanzado en 2010, Victoria Mística (el tercero de la banda) apunta, tal vez, a un carácter más luminoso, o cuanto menos más concreto. Isabel Cea, cantante y bajista, apunta al respecto que, partiendo de la evidencia de que la música de Triángulo de Amor Bizarro "se basa en la belleza de la confusión: nuestro objetivo no es precisamente limpiar nuestro sonido", Victoria Mística sí presenta una colección de canciones "más definidas, más reconocibles. Nos cuesta menos encontrar la melodía e ir al grano. Pero imagino que eso obedece también al paso del tiempo. Nosotros aprendimos a tocar cuando hacíamos el primer disco, y desde entonces hemos crecido, así que es inevitable que eso se perciba, por más que a nosotros a veces nos cueste tomar la perspectiva necesaria para comprobarlo. Lo que sí mantenemos es la fuerza y la ilusión con la que hacemos las cosas, porque eso es casi lo único que vamos a sacar de esto".

Preguntada por lo que Victoria Mística ha podido añadir a la trayectoria del grupo, Cea se muestra especialmente elocuente: "Es muy difícil plantear la historia de un grupo como un camino al que se van añadiendo cosas, por lo menos si trabajas en España y dentro de la música independiente. Esto no funciona con principios ni con finales, haces un disco lo mejor que puedes, lo lanzas y a partir de ahí no sabes lo que va a pasar". Sobre la libertad que, entonces, entraña la actividad al margen de una posible industria, Cea considera el asunto "bastante complicado. Es cierto que no se debe coartar la creación artística, pero tampoco hablamos de algo que suponga una inversión grande para el Estado, ni de una pérdida de tiempo. Al contrario, yo creo que la cultura es algo que enriquece y que vale la pena invertir en ella. Yo no quiero ninguna limosna, lo único que pido es que no me fastidien, que no nos pongan el IVA al 21% ni nos sometan a una legislación que nos obliga a cotizar como si trabajáramos todos los días. En otros países muy cercanos existe una industria en torno a la música independiente y se ha demostrado que funciona, pero en España sólo se confía en la construcción y la hostelería. El Gobierno no va a invertir en ninguna otra cosa, y cuanto antes seamos conscientes de ello, mejor. Por si fuera poco, el país está envejecido. Han sacado cualquier posibilidad de escuchar música en directo de los centros de las ciudades y han llevado todas las salas a las periferias. Nadie quiere tener ruido cerca, a no ser que sea por el fútbol. Entonces sí, no hay ningún problema". Cea hace extensivas sus críticas, que conste, al propio sistema cultural: "El rock and roll es ahora más diplomático que Sálvame. Nadie quiere molestar. Pero lo peor de todo es que nos toman por estúpidos. Y, aunque sea por educación, deberían pensar que no todo el mundo es así".

Ante este paisaje, México brinda una suerte de oasis a Triángulo de Amor Bizarro: "Allí nos tienen por estrellas. Imagino que nuestro rollo místico-gallego conecta muy bien con lo mexicano. Es una pena que no podamos ir más a tocar". Por ahora, Málaga es su próxima parada. Hay sitio para todos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios