Político en cien días

Sistemas caóticos

Implantar sistemas caóticos en sociedades en las que la construcción es un sector fundamental es peligroso

En El efecto mariposa, Coque Malla triunfaba aplicando la teoría del caos a los fenómenos económicos y abriendo un campo inexplorado hasta la fecha a los estudios de las ciencias sociales y, más concretamente, a los de la administración pública. Según esta teoría, los sistemas inestables y caóticos que dependen de múltiples variables son imposibles de predecir. En los primeros las soluciones divergen, aunque las posiciones de partida sean muy similares, mientras que en los segundos suelen estar cercanas, pero nunca coinciden en un punto (atractor) y una la diferencia de partida provoca evoluciones completamente diferentes.

Para la Mesa de la Construcción, la gestión de la administración tras la implantación del teletrabajo con el estado de alarma es "caótica". Es decir, la ligera alteración su modo de funcionamiento (se trabaja en casa, nada grave como hemos comprobado muchos) ha alterado la evolución de los expedientes, que siguen dando vueltas por la administración entorno al atractor de la licencia buscada, pero sin llegar a aterrizar. Solo que en este caso con una variante añadida sobre la aplicación de esta teoría en la meteorología: la variación de esta condición de partida, no solo ha cambiado la evolución del sistema y su resultado, sino que también ha ocultado el valor de otras variables que anteriormente sí se conocían. De este modo se ignora cuándo la administración establecerá un registro que permita subir más de 10 Megas de documentación, cuando la documentación que pide llega a ocupar más de un Giga (la verdad que tampoco se sabía antes, pero entonces carecía de importancia); se desconoce la opinión del técnico que te va a informar o te ha puesto un requerimiento, ya que no se puede concertar una cita porque teletrabaja o, simplemente, no se dan; y la respuesta telemática a la pregunta por el estado del expediente es "está en trámite", lo que significa que continúa dando vueltas entorno al atractor llamado licencia.

Shameless avisa del peligro de implantar sistemas caóticos en sociedades como la malagueña, en los que la construcción es un sector fundamental, con un ejemplo clarividente. Si ponemos un huevo en la cúspide de una pirámide (como las que hacen en cualquier sitio de esta ciudad a poco que te despistes), no sabemos hacia que lado caerá; pero de lo que estamos seguros es que al llegar abajo se romperá. Ni siquiera se hará tortilla.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios