Unicaja

Casimiro: "Con este juego interior jugamos final de Copa y casi semifinales de ACB"

  • "Exceptuando Elegar, que tuvo un rol residual, y con Abromaitis, que nos viene muy bien, es el mismo", defiende el técnico a sus jugadores: "Es un equipo confeccionado y que debería funcionar"

Luis Casimiro dar órdenes en un entrenamiento esta semana. Luis Casimiro dar órdenes en un entrenamiento esta semana.

Luis Casimiro dar órdenes en un entrenamiento esta semana. / Unicaja B. Fotopress

Ha sido una semana complicada en el Unicaja. Las derrotas ante el Manresa y en Bar, más que ello incluso la lamentable imagen que ha ofrecido el equipo malagueño, han mermado el crédito del proyecto 2020/21 mucho. Ya se sabe que es el inicio, pero la imagen no invita a pensar en el optimismo. Pese a ello, Luis Casimiro, técnico cajista, intenta transmitir optimismo.

En una entrevista con Radio Marca durante esta semana, Casimiro defendió con vehemencia a sus jugadores, también al señalado juego interior. "A poco que metemos los tiros libres o hacemos un error menos estamos en semifinales de ACB, jugamos la final de Copa y se habla del juego interior. Exceptuando Elegar es el mismo. Tuvo un rol residual, sobre todo en la segunda parte de la temporada. Hizo un trabajo a nivel interno, pero no contaba mucho con él. Estamos hablando del juego interior que jugó la final de la Copa y que casi juega las semifinales de Liga, más Abromaitis, un cuatro que nos viene muy bien. Es un equipo ya confeccionado y que debería funcionar. Hemos empezado con algún problema, sobre todo en el rebote. Hay cierta desconfianza en nosotros mismos. Tenemos que arreglar y solventar, estamos trabajando y tenemos que poner en práctica en los partidos lo que entrenamos", decía el técnico manchego.

"Hemos metido alguna cosita nueva, pero la idea de baloncesto es más o menos la misma. Jugadores que funcionaban el año pasado están teniendo más dificultad", admite Casimiro: "Todo es similar, pero al final el juego, como se van desarrollando las cosas, chicos jóvenes se pueden sentir presionados si no salen bien. Carlos está aún poniéndose en forma, pero el resto de veteranos intentan tirar del carro. Es un equipo joven. Bouteille tiene 25 años, Darío es joven... Digo los jóvenes por decir los de rol más importante. Al margen de la presión, debemos dedicarnos a entrenar bien y jugar bien al baloncesto, en ataque y defensa. No debemos paralizarnos ni tener miedo. En ningún momento es falta de motivación y actitud, es confianza".

Cuestionado por si podía estar desactualizado como entrenador (cumplió 60 años este año), Casimiro decía que "si no estuviese a la última y reciclado, el baloncesto me retiraría. Sigo aquí tras 30 años. El baloncesto que hacía 30, 20 o 10 años antes no tiene nada que ver con lo que hacía antes. El baloncesto evoluciona. No es un tema de explicar a nadie, hace dos años se hablaba de que hacíamos baloncesto moderno, de que usábamos bien el tiro de tres, el small ball. Tenemos que traducir en resultados y juego el trabajo. No estamos jugando bien en defensa, ni en ataque, ni en el rebote en determinados momentos, se prolongan demasiado".

Se le preguntó a Casimiro si había falta de ambición en el Unicaja. "Por mi estilo de trabajo, que me tiene aquí desde hace 30 años le pese a quien le pese, no voy a dejar en evidencia a ningún jugador. Trabajo de puertas hacia dentro, ahí están los jugadores para que les preguntéis por nivel de exigencia, por si les digo las cosas como se las tengo que decir, con energía y a veces con cierta agresividad. No voy a dar muestras de disconformidad con mis jugadores y con mi club. Soy un entrenador de club, de equipo. No voy a justificar nada con presupuestos, señalar a algún jugador, acordarme de lesionados... Trabajo de puertas hacia dentro. Es mi forma de actuar. No váis a encontrar excusas o justificaciones para no demostrar lo que tenemos que demostrar en la cancha", defendía el entrenador cajista.

El tema del rebote es muy significativo en este arranque. Hay mucho trabajo por delante en esa faceta: "Tienes que hacer un bloqueo de rebote. De los rebotes que cogió Ferran Bassas, por ejemplo, el día del Joventut y fue el máximo reboteador. Uno que estaba con él debía hacer una actividad en defensa y bloquear el rebote. Cuando cubres el rebote debes olvidarte del balón. El balón tiene una trayectoria que describe hasta que pega en el hierro del aro y de ahí otra ascendente hasta que cae. Esto, medido en tiempo, son dos segundos, desde que se tira hasta que se coge el rebote. Si en ese tramo miras la bola, te olvidas del hombre que tienes que cubrir y te anticipa el movimiento pues te coge el rebote. Son esos pequeños detalles los que nos hacen ser más sólidos. Si me he despistado y hay veces que he olvidado y me han ganado la acción, el rebote es un tema de concentración para estar en buena posición y de hacer el trabajo físico en el suelo, pelearse y el deseo, las ganas y la actividad. Hemos fallado, pero en ningún momento ha sido desidia o falta de actitud. Se vincula rebote a hombres grandes. En Badalona pasó con los hombres pequeños, igual que sucedió aquí con Manresa. Hacemos el análisis fácil. Todo el baloncesto hoy en día es total, completo. Tienen que rebotear los cinco, defender los cinco, ocupar buenos espacios los cinco, tienen que pasarse bien la bola los cinco. Es el equipo el que gana y pierde. Por resumir, grandes bloques lo hacemos bien, cosas generales de defensa y equipo las hacemos bien. Pequeños detalles, que dan la diferencia, no lo hacemos bien, estamos teniendo problemas en esos detalles. Hablo en defensa y ataque. Tenemos que ser más sólidos, con más concentración, mayor lectura de lo que está pasando, tener el posicionamiento, el físico y jugar con esa agresividad, que posiblemente nos esté faltando y tenemos que poner en práctica. Esto es una labor de equipo para que se vea reflejado".

Habló Casimiro de otros temas

Malos terceros cuartos

"Cuando nos descomponemos es al final del primer tiempo en Bar. Ganamos el tercer y el último cuarto, ganamos el segundo tiempo, pero dejamos una renta muy alta. Podemos ir buscando similitudes con partidos. Hemos entrado bien en varios partidos y en el tercer cuarto hemos concedido diferencias. Contra los franceses tuvimos 18 o 20 para romper y tuvimos que remar al final. No hay un patrón. No tenemos que tener altibajos, sea el cuarto que sea. Debemos tener la solidez necesaria. La puesta en escena defensiva del equipo en Bar es fantástica y resulta que de 17 tiros libres que tiran en todo el partido, concedemos 12 o 13 libres en el primer cuarto, que es lo que hace que vayan delante. Tenemos que mejorar esas pequeñas cosas, saber cuándo hacer faltas y no, competir mejor. No es falta de ganas, cuando competimos bien ganamos. En cosas no estratégicas o tácticas fallamos y hay que tomar mejores decisiones".

¿Qué mejorar?

"Da igual el campo o el rival que sea. Tenemos que mejorar estas cosas. A lo largo de mi trayectoria he vivido estas situaciones y el equipo debe juntarse más todavía, trabajar bien. No transmitiendo nada hacia al exterior, todo procesándolo dentro y demostrarlo en la cancha. La química de equipo suficiente para cerrarnos, ayudarnos, confiar en uno mismo y en el compañero, de ahí haciendo el trabajo y no salir hacia afuera. Estamos en una mala racha y el equipo no transmite las mejores sensaciones, somos conscientes del primero al último. Tenemos que salir de las sensaciones malas, de esa racha. Al equipo no se le puede haber olvidado jugar al baloncesto".

Triple

"Es el baloncesto moderno. ¿Miami cuál es su cinco? Adebayo. Entiendo que se piense lo del triple. A veces jugamos al poste bajo, los pequeños lo hacen y Deon Thompson también. Si hablamos de la evolución del baloncesto, de que no se nos haya parado el reloj, antiguamente las ventajas las generaba el hombre alto, de dentro hacia fuera. Y hoy es desde fuera hacia dentro. Tenemos un juego interior que pone su trabajo a disposición del perímetro, que es donde está el mayor talento. Ponen su trabajo a disposición de su equipo. No váis a sacar nada en contra del jugador. Creo que hay armas para jugar bien al baloncesto en el equipo. No estamos jugando bien y por eso tiramos menos de tres. No tenemos el ritmo de ataque que necesitamos y queremos. Producto del problema en el rebote. Y el rebote es problema de los cinco. Cuando juguemos con más solidez y no estemos obligado a anotar cada vez porque estemos más sólidos en defensa encontraremos más tiros de tres. A veces te ponen un cliché y ya lo llevas para siempre. Hay que hacer buenos análisis. Me gustaría jugar con más tiros de tres, eso daría más oportunidades a nuestros pívots, con más espacios para generar ventajas, continuar y finalizarlas. Hoy en día los jugadores son mucho más rápidos y móviles, tienen un rango de tiro mucho mayor".

¿Hay pachorra?

"Unicaja es una entidad que transmite seriedad, de puertas hacia dentro hace las cosas. Transmite muchos valores, un banco muy serio, que ha sobrevivido a las crisis. Para nada se es conservador o no se es ambicioso. No estaría abanderando este proyecto. Aquí nadie tiene pachorra, nadie se duerme. La exigencia es máxima, otra cosa es que no salgan las cosas. Esas situaciones existen, pero no se transmite hacia fuera. El club demuestra que no lo tiembla el pulso. Contrató a Bouteille y Brizuela, puso las pilas al máximo exigiendo a nivel interno. Pero no se transmite a la prensa o al público. A mí ponme en mi vida a gente que haga cosas y menos que diga. Todo el mundo es maravilloso diciendo cosas, pero hay que hacerlas. Y ahora no estamos hablando en la pista. Tenemos que hacerlo ahí más que decir cosas. La ambición se demuestra día a día, no para lavar la cara".

Público

"En las cuatro primeras jornadas, la pasada temporada había un 30% de victorias visitantes y ahora ha habido 51%. Echamos mucho de menos el factor Carpena. Hay que presionar a un jugador del otro equipo, desestabilizar al arbitraje, esa presión para condicionar y, la última parte, es la conexión jugador-público, el factor Carpena que nos da un extra que no tenemos. Tenemos que saber también que fuera de casa no va a ser así, el arbitraje no tendrá esa presión. Sería un síntoma de normalidad en la sociedad que viniese más gente, que lo echamos de menos a todos los niveles".

Lesionados

"A Carlos le va a venir bien jugar. Entra con 45 minutos hechos con el equipo antes de Manresa, no hemos tenido tiempo por entrenar como sí esta semana antes de ir a Valencia, cada día le veo un poquito mejor a Carlos. Jaime va bien, todavía le queda algo pero el trabajo específico con Paco Aurioles lo hace sin oposición, pero lo veo con buen ritmo y buenas sensaciones. Al que peor veo es a Dragan, va mucho más lento y no me atrevería a pronunciarme. Espero que el próximo que nos pueda ayudar sea Jaime, con su chispa y su alegría. A corto plazo es el que antes se incorporará".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios