Copa del Rey Málaga 2020 La vida al límite de Josh Adams

  • El americano, que ve 'La Casa de Papel' para aprender español, reflexiona sobre el accidente de coche que pudo ser letal, ahora refrescado con la muerte de Kobe Bryant

Josh Adams, en Los Guindos. Josh Adams, en Los Guindos.

Josh Adams, en Los Guindos. / Javier Albiñana

Josh Adams ve La Casa de Papel para intentar aprender español. Empieza a entenderlo cada vez mejor. Intenta integrarse aunque su lenguaje corporal en los últimos partidos no es positivo. No le salen del todo las cosas. En un Copa del Rey, no obstante, no hay que apostar contra él. Es la clase de jugador que puede tener una iluminación cegadora. También se puede esperar lo contrario, pero va en el lote.

Adams se siente afortunado de estar en el Unicaja. Realmente, da gracias por vivir. Un accidente de coche con 22 años, acabado su periplo con la universidad de Wyoming y firmado su primer contrato profesional para jugar en Saratov (Rusia), pudo ser letal. La recuperación fue costosa, fue sufragada por ayudas anónimas con un crowfunding, y fue un ejercicio de paciencia. Consistió en estar sentado con un collarín y no moverse.

“Me puso las cosas en perspectiva. No pude jugar al baloncesto durante un tiempo y te hace reflexionar, que un día tendrás que dejar de jugar. Puedes verte obligado”, rememora Adams, al que con la muerte de Kobe Bryant se le ha refrescado aquello: “Puedes perder tu vida en cualquier momento y hay que jugar cada partido como si fuera el último, aprovechar cada segundo. Ver algo como lo de Kobe, que era en esencia el Michael Jordan de nuestra generación, verle marchar así rompía el corazón. Nadie lo esperaba, en un segundo se te va la vida. Nuestra vida es muy frágil, se puede acabar en cualquier momento. Debemos disfrutar de jugar al baloncesto, es lo que nos gusta. Jugar duro porque igual mañana no puedes. El accidente no sé si me hizo disfrutar más del baloncesto, pero sí valorarlo mucho más. Cada día que puedo jugar es feliz para mí”.

Después del recuerdo de aquel trance, Adams se centra en disfrutar de una competición de la que tiene las mejores referencias. “Es mi primera vez en la Copa. Hay ocho equipos de la ACB y en la ACB todos son buenos. En Turquía o Rusia no pude jugarla, es un formato distinto. No tiene la dimensión que posee este evento, ya la notamos y estamos todos muy ilusionados por ser parte de él. Nunca estuve en la Final Four de la NCAA, pero me hablaron de algo parecido. Reunir a los ocho mejores equipos de la ACB es un gran evento. Muchos fans de todos los sitios en una ciudad, mucho ambiente...”, dice el americano, que no tiene malas vibraciones pese a sus últimos partidos: “Me siento bastante bien. Hemos sufrido alguna derrota. Pero creo que el equipo funciona bien. Nos apoyamos y nos sentimos cerca. Algunas noches el equipo necesita de mí más anotación, en otras no porque tenemos a otros anotadores como Jaime o Darío. He tenido que dar algún un extra en defensa... Es lo que el equipo necesite. Me siento bien con Jaime y Darío, o con Alberto también Nos sentimos cómodos unos con otros, compartimos el balón. Sabemos que fuera del equipo hay más ruido y críticas, pero ahora tenemos una misión. En el vestuario hay unión”.

Los mates de Adams han sido virales, tuvo varios de concurso en la ACB. En la Fan Zone habrá un concurso para quien tenga valor de superarle. ¿Qué prefiere? ¿Un triple o un mate?, se le pregunta. “Un mate, refuerza mi confianza. Veo sólo el aro en ese momento, no le tengo miedo a nadie. Intento atacar el aro siempre que puedo. Algunas veces me taponan y otras no. Pero seguiré intentándolo”, remacha. Viviendo al límite.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios