Cafés Candelas Breogán - Unicaja Baloncesto | Previa y hora El primer día del resto de la temporada (19:30)

  • El Unicaja regresa a la competición sabiendo que no jugará la Euroliga el año próximo pero con objetivos y alicientes para rematar la temporada al mejor nivel en la Liga Endesa

Lessort lanza en un entrenamiento. Lessort lanza en un entrenamiento.

Lessort lanza en un entrenamiento. / Javier Albiñana

Breogán es el nombre de un dios celta que habitó Galicia en la Edad Media. Hace casi un milenio de aquello, pero legó el nombre para un club de baloncesto que fue clásico de la canasta nacional en décadas pasadas pero que hacía 13 años que no jugaba en ACB. La última vez que el Unicaja jugó en Lugo fue en 2006, pocos meses antes de que conquistara el único título de Liga de su historia. Allí regresa a la competición después de un parón de dos semanas por la final de la Eurocup. Será este domingo desde las 19:30 horas.

En este receso, el Unicaja, plantilla y entorno, han comprendido que no se optará a jugar la Euroliga la próxima temporada, que es privilegio es para Valencia, bien ganado en la pista. Así que no hay un plus extra por hacerlo bien en la ACB, se trata de llegar lo más lejos que se pueda. Pero no es lo mismo quedarse en cuartos de final que en la final. Puede aplicarse a cómo se analizaría una participación en la Copa del Rey. No es lo mismo quedarse en cuartos y sin competir que llegar a una final. ¿Cambiaría el análisis? Seguro. Pues es lo que sucederá de aquí a junio.

Hace 13 años que el Unicaja no juega en el Pazo dos Deportes de Lugo

Regresa el Unicaja a la competición en Lugo. El Cafés Candelas está en zona de descenso, con una victoria sobre el colista y empatado con antepenúltimo. Cada partido ahora vale un potosí y no ha dudado el club lucense en abrir la hucha. A mitad de temporada firmó a Sergi Vidal, Daniel Ochefu y, por último, a otro viejo conocido de la afición malagueña, Ray McCallum. Empezó esta campaña, tras su año en el Unicaja, en el Darussafaka, en Euroliga, jugó después en la G-League americana y ahora está en la ACB para intentar salvar al Breogán. 17.3 puntos por partido firmar en los tres duelos que jugó. Sabidas son sus virtudes y también sus defectos, pero ha dado aire fresco a un equipo interesante, que en casa ha cortado cabelleras de equipos de Euroliga y que en Málaga ofreció una grata impresión. Sólo un Jaime inconmensurable tumbó su resistencia.

Empieza el primer día del resto de la temporada. Es sólo hacerlo bien en la ACB. “Prefiero jugar una final de ACB que clasificarme para la Euroliga”, decía hace unas semanas Carlos Suárez, antes de que se consumara el título de Eurocup en Valencia. El capitán, que sanó de su microrrotura fibrilar, debe ser una de las correas transmisoras para generar la ilusión de aquí a que acabe una temporada que, hay que insistir, no terminó.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios