Vivir

La Langostina Picantona y El Satisfayer, tapas de la ruta culinaria erótica de Fuengirola

  • La reducción del aforo o el toque de queda no impiden disfrutar de la duodécima edición de esta cita culinaria

La Langostina Picantona. La Langostina Picantona.

La Langostina Picantona. / Esther Gómez | EFE

"La Langostina Picantona o "El Satisfayer y Ole!" son algunas de las tapas eróticas que seducen al comensal en la ruta gastronómica que se celebra en Fuengirola, Málaga, donde también se puede probar "El Placer Oculto", degustar "El Jardín del Edén" o flirtear con "La Santa Cortesana" para luego irse a casa con “Barriga llena, corazón contento”.

La reducción del aforo o el toque de queda no impiden disfrutar de la duodécima edición de esta cita culinaria -organizada por el Ayuntamiento- y en la que sus sugerentes platos, además de tener nombres eróticos y divertidos, cuentan con una presentación atrevida acorde a la temática del certamen.

Un total de 68 establecimientos participan en la actual edición del evento que presenta una oferta muy variada con propuestas de diferentes tipos, composición y textura: saladas, dulces, picantes, vegetarianas e, incluso, sin gluten.

"Hay tapas para todos los gustos. No hay excusa para dejar de venir y probar alguna", apunta a Efe el propietario del Restaurante El Río, Antonio Martínez, ganador de la pasada edición del certamen.

Esta vez concursa con una tapa de solomillo y salsa de champiñones, “Desastre… A dos velas”, con la que ha querido hacer un guiño al erotismo, pero también a la situación actual a la que se enfrenta la sociedad.

La Ruta de la Tapa Erótica, que en su día se planteó como un evento para dar a conocer la variedad gastronómica de este municipio, potenciar su imagen y atraer público fuera del periodo estival, hoy se confirma como "una buena iniciativa para que los negocios no se resientan tanto en esta crisis", afirma a Efe la propietaria de En Tiempos de María Castaña, Vanina Bernal.

Finalista de la pasada edición, Bernal este año presenta "Satisfyer y Olé!", una tapa de carrillada al Málaga oloroso con rúcula y parmesano.

En ocasiones anteriores, se realizaron 40.000 “tapaportes” (pasaporte con el registro de las tapas probadas) y se vendieron una media de 300 tapas diarias por establecimiento, según el Consistorio.

Este año, además de la falta de turistas, se acusa también la disminución del aforo, ya que no hay la misma capacidad de mesas ni de sillas que antes con lo cual, cuando están completos, "estamos a la mitad", explica Bernal.

Otro de los aspectos que reseñan los hosteleros es el cambio de hábitos de los comensales a la hora de cenar, especialmente de los españoles, ya que desde que se ha impuesto el horario de cierre a las 22:30, "el público llega a cenar "muchísimo más temprano”, señala la hostelera.

Clientes de esta cita gastronómica anual como Antonio y Patricia Núñez, se muestran, en declaraciones a Efe, dispuestos a seguir el itinerario "con precaución pero sin miedo" y lamentan no poder entrar en algunos establecimientos por cuestión de aforo o falta de terraza.

Cabe destacar que en esta ocasión se observa una menor presencia de turistas, algo en lo que coincide la mayoría de los hosteleros como el propietario de Pastelería Romero Bremen, Antonio Romero, uno de los primeros locales en sumarse a la ruta con bocados dulces, quien señala que "aunque se ven menos extranjeros, hay mucho público local".

Para Romero, que en esta ocasión se presenta con "Tu Dulce Secreto", un bizcocho borracho con merengue y una sugerente presentación, "la ruta está siendo más tranquila que en años anteriores pero aún así la gente está saliendo. No se quieren quedar sin probar su tapa".

Además de las medidas recomendadas por las autoridades, se ha impuesto el uso del "tapaporte virtual" que sustituye al de papel y se cumplimenta mediante el escaneo de diferentes códigos QR en función del establecimiento visitado y la tapa probada, lo que permitirá a los comensales votar y elegir su restaurante favorito una vez finalice el evento.

Si bien es cierto que hay quienes no se manejan muy bien con las nuevas tecnologías, sobre todo las personas mayores que no tienen un móvil adecuado y no pueden entrar para hacer la valoración de la tapa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios