Sobre la cena del Gobierno andaluz en Sanlúcar: Juan Marín: "Nosotros tenemos los tickets. Otros se gastaban el dinero público en clubes de alterne"

  • El Consejo de Gobierno cenó en el restaurante Casa Bigote antes de la reunión

Juan Marin, junto al consejero Aguirre a su llegada al Consejo de Gobierno en el Palacio de los Guzmán. Juan Marin, junto al consejero Aguirre a su llegada al Consejo de Gobierno en el Palacio de los Guzmán.

Juan Marin, junto al consejero Aguirre a su llegada al Consejo de Gobierno en el Palacio de los Guzmán.

Juan Marín está convencido de que la cena del Consejo de Gobierno en Casa Bigote, un afamado restaurante de Sanlúcar de Barrameda, no es un problema. "Si alguien quiere los tickets, los tenemos", ha dicho hoy tras la reunión del Ejecutivo de PP y Ciudadanos en la localidad gaditana. En contraposición, el vicepresidente de la Junta ha recordado que "otros se gastaban el dinero público en tarjetas en clubes del alterne".

Así se ha despachado el líder regional de Ciudadanos tras ser cuestionado por las críticas provocadas por la mencionada cena. Marín ejerció en la noche del lunes de cicerone en el establecimiento de Bajo de Guía, el barrio marinero de Sanlúcar. El vicepresidente de la Junta es sanluqueño y gobernó en la localidad con el PSOE en el partido que fundó antes de fusionarlo con Ciudadanos.

Acompañado de Patricia del Pozo, consejera de Cultura, Marín ha defendido que los consejeros se pagaron la cena "de su bolsillo". Sobre el menú, se sabe que tuvo un coste de 40 euros y que no incluía los famosos langostinos de Sanlúcar, aunque sí otros platos típicos de la zona, como las patatas aliñadas o las acedías y los chocos fritos. 

El vicepresidente ha reconocido que necesitaban "un ratito" como el de anoche, donde hablaron "de cosas más distendidas" en "una ciudad maravillosa" y además lo pagaron entre todos. Sobre el documento de protocolo de la Junta en el que se incluía la cena, ha explicado que el Gobierno "no tiene absolutamente nada que ocultar" pero "a lo mejor otros no lo ponían y se pegaban esos homenajes a costa de todos los andaluces".

Marín ha querido contrastar esta situación con el escándalo de las tarjetas de la Faffe, cuyo ex director Fernando Villén utilizó en un prostíbulo sevillano. Hay registros de que se gastaron, al menos, 15.000 euros de dinero público en un club de alterne con dicha tarjeta, aunque el caso está bajo investigación judicial. Sobre este escándalo se indagará también en el Parlamento después de que se constituyese ayer una comisión de investigación para analizar la gestión de la extinta Fundación Andaluza Fondo de Formación y Empleo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios