La farola

Cascadas y saltos de agua para refrescarse en Málaga

  • La provincia de Málaga tiene muchos lugares en los que el agua es la protagonista y generalmente están rodeados de parajes de gran valor natural

  • Ir a la noticia: La laguna de Casares está de moda

Vista de la cascada de Barranco Blanco, en Coín.

Vista de la cascada de Barranco Blanco, en Coín.

Los saltos de agua son espacios naturales que suelen estar llenos de vida y en primavera ofrecen una buena opción en torno a las que planear un paseo o simplemente para estar en su entorno. La floración de este año es bastante intensa en mayo y se deja ver en reservas y jardines botánicos de la provincia, y también en todos los espacios naturales. Es buen momento también para encontrar los árboles más antiguos de Málaga y disfrutar del camino que lleva a ellos ya que las rutas que tienen alrededor están en su punto máximo de color durante esta época del año. Algo similar ocurre en los humedales malagueños que acogen gran cantidad de fauna entre la que destacan las aves.

Antes de que el calor y el cambio de estación supongan una disminución de los caudales de agua que le reste espectacularidad y ambiente fresco a los diferentes entorno que cuentan con desniveles en los que discurre el líquido elemento, programar una ruta por ellos permitirá disfrutar de la fugaz primavera en este punto de la península ibérica. Aunque hay rutas y senderos para todos los niveles, se debe tener en cuenta que la mayoría están en parajes de gran valor natural, hay que tener cuidado con dejar residuos, llevar ropa conveniente, protección solar, agua y algún alimento para el camino. En una de las provincias más escarpadas de la geografía española hay bastantes saltos de agua, manantiales o fuentes naturales que en esta época del año están frecuentadas por visitantes sin llegar a colapsar o suponer un agobio. El interior de la provincia es el más pródigo en este tipo de accidentes naturales, pero también los hay cercanos al litoral malacitano o localidades con amplios servicios y posibilidad de completar la excursión con otras opciones de ocio y restauración.

Charco y cascada Malillo

Está junto al río Guadalevín, a unos 20 kilómetros de Ronda. Hay un camino que pasa justo al lado del manantial de la Huerta Malillo, que es un caudal de agua que suele estar activo todo el año. Lo ideal es ir a este punto de agua desde la zona recreativa de Las Conejeras. Un trayecto que tiene en torno a cinco kilómetros y que no es especialmente duro para el caminante. Está en el término municipal de Parauta, un municipio bastante bonito que está en un entorno natural de gran valor ecológico, es la entrada al Valle del Genal por la parte norte.

Cascada Barranco Blanco

En el término municipal de Coín, es un lugar bastante conocido del que parten bastantes rutas senderistas de diferentes niveles y tiene en sus proximidades un aparcamiento. Se puede llegar andando sin excesiva dificultad. Eso sí, en torno al río hay zonas pedregosas que pueden ser complicadas o peligrosas si no se tiene cuidado. La pequeña cascada de Barranco Blanco es uno de esos lugares evocadores y propicios para esta época del año.

Sendero de las cascadas

Está en el término municipal de Tolox y no es un solo sendero, tiene varios recorridos por lugares con bastante desniveles y que proporcionan unas rutas con increíbles paisajes en esta época del año. En la Sierra de las Nieves, el paraje donde históricamente han trabajado los neveros durante prácticamente todo el año y con rincones para enamorarse. Hay que tener en cuenta que casi todos los senderos cuentan con puntos escarpados y requiere de tiempo y algo de esfuerzo, pero sin duda merece la pena. 

Chorreras del arroyo Balastar

Están muy cerca de Faraján y del nacimiento del Balastar. Son un par de saltos de agua de decenas de metros en medio de un paraje muy bonito y hay un camino que lleva sin problemas hasta ambos lugares. Refrescante en mitad de un paraje realmente verde y que merece bastante la pena visitar. Alguna pendiente de consideración, pero con un camino bien habilitado para  superarla sin inconvenientes. Uno de esos lugares no tan conocidos pero que resulta ser reconfortante. 

Río del Alcázar

En el término de Alcaucín, entro el parque natural de la Sierra Tejeda, en la parte norte de La Maroma. Está cerca del área recreativa del Río Alcázar, el punto desde el que se pueden tomar varias rutas y senderos en función de las ganas y predisposición que se tenga a hacer un tipo u otro de ruta. Un paraje con el agua como protagonista y en el que la naturaleza es especialmente agradecida en esta época el año. El terreno puede ser bastante pedregoso en función del camino que se escoja, pero también hay opciones que no son muy complicadas ni necesitan de una gran resistencia.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios