Málaga

Primeros apoyos a la idea de cerrar al tráfico la Alameda y el Paseo del Parque en Málaga

  • Ruedas Redondas respalda la apuesta municipal, aunque cree que llega con retraso

  • Los arquitectos también la secundan pero reclaman aparcamientos disuasorios en la zona este

Coches, motos y autobuses circulando por la Alameda Principal. Coches, motos y autobuses circulando por la Alameda Principal.

Coches, motos y autobuses circulando por la Alameda Principal. / Javier Albiñana (Málaga)

La apuesta del Ayuntamiento de Málaga por aprovechar la futura llegada del Metro al Centro de la ciudad para volver a transformar la movilidad en la Alameda Principal y el Paseo del Parque, cerrando el eje al tráfico privado, empieza a concitar las primeras voces de apoyo. Y algunas de especial simbolismo como la Asociación Ruedas Redondas, en que las últimas semanas se ha mostrado ciertamente crítica con la gestión municipal.

El presidente del colectivo, José Luis Martín, aplaudió la pretensión de ir adelante con una operación que permitiría reservar ambas avenidas al transporte público y taxi, por un lado, y, de manera novedosa, a la circulación de bicicletas y vehículos de movilidad personal (VMP). Sin embargo, fue claro al considerar que este paso llega tarde.

"Aplaudimos la medida aunque se haya perdido año y medio", dijo Martín, quien expuso a Málaga Hoy que en una reunión celebrada a principios de 2020 ya hizo ver al Ayuntamiento lo inadecuado de volver a abrir al tráfico la Alameda tras haber permanecido más de tres años cortada por las obras del suburbano. "Existía la posibilidad de dejarlo exclusivamente para transporte sostenible y transporte público", destacó.

Un pensamiento compartido por el portavoz del PSOE en la Casona del Parque, Daniel Pérez. "Hay que ser valiente, es el momento de sentar las bases de una movilidad sostenible. El peatón, la bicicleta, patinetes y el transporte colectivo deben de ir ganando espacio al coche privado", dijo, añadiendo:"Perdimos una oportunidad con la reciente remodelación de la Alameda".

La reacción fue igualmente crítica en Adelante Málaga. La concejala Paqui Macías consideró que el anuncio del Ayuntamiento "es reacción a la gran movilización del 14 de febrero y al enorme rechazo a la ordenanza de movilidad". "La Alameda es una muestra de la ausencia de políticas en movilidad sostenible; es incomprensible que en la peatonalización olvidaran del carril bici", expuso.

Ayer, el concejal de Movilidad, José del Río, ratificó el compromiso del equipo de gobierno de ir en esta dirección en el momento en que la prolongación del ferrocarril urbano hasta el casco urbano sea una realidad. "Hay un compromiso firme", insistió. De hecho, admitió que ya disponen de planos concretos sobre la localización del carril exclusivo para medios alternativos en el centro de la calzada. En cualquier caso habrá que esperar al menos hasta finales de 2022.

Para el decano del Colegio de Arquitectos, Francisco Sarabia, avaló la propuesta. "Todo lo que sea recuperar espacio para el peatón hay que apoyarlo y defenderlo", dijo, si bien subrayó la necesidad de "resolver de forma adecuada la movilidad entre zona oriental y occidental de la ciudad que pasa, entre otras iniciativas, por la creación de aparcamientos disuasorios en el perímetro y el fomento del transporte público".

Hasta alcanzar ese escenario, el planteamiento municipal pasa por delimitar un carril bici provisional que discurrirá por el lateral norte de la Alameda. No parece haber una fecha cierta aún para proceder a esta operación, que podría ser objeto de algunos ajustes técnicos entre la Gerencia de Urbanismo y la Junta de Andalucía.

Del Río dio a conocer ayer alguno de los asuntos abordados en la Mesa de la Bicicleta, reunida el pasado jueves tras cinco años. Entre ellos la elaboración de un nuevo Plan Director de la Bicicleta que deberá permitir ampliar la actual red de carriles segregados hasta los 113 kilómetros. En total, incorporará 16 nuevos trazados, con un coste estimado de unos 40 millones de euros. Por este motivo, insistió en la necesidad de contar con la colaboración de los fondos europeos para avanzar en esta estrategia. De manera inmediata, el Consistorio quiere activar este mismo año tres carriles con una longitud de tres kilómetros, valorados en unos 1.750.000 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios