Málaga

El Ayuntamiento de Málaga abre la puerta a la aplicación de una tasa al turismo

  • La cuestión será objeto de debate en la próxima reunión del Foro de Turismo de la capital 

  • Los hoteleros rechazan de plano esta posibilidad y piden una reunión con el alcalde

Un grupo de turistas llegados a Málaga. Un grupo de turistas llegados a Málaga.

Un grupo de turistas llegados a Málaga. / Javier Albiñana

El Ayuntamiento de Málaga abre de par en par la puerta a aplicar de manera cierta una tasa económica a los turistas. La cuestión, objeto de controversia en los últimos años, forma parte de los análisis impulsados en el último año por el Ejecutivo local, con los que se ha buscado disponer de una información amplia sobre las "ventajas e inconvenientes" de poner en marcha una medida de este tipo.

Tal y como ha explicado este lunes la concejala de Turismo, María Rosa Sánchez, la previsión es que el asunto sea objeto de una sesión monográfica en el marco de la próxima reunión del Foro de Turismo de la capital, a celebrar el próximo 15 de enero. Sí ha dejado claro la edil del PP que la decisión sobre una tasa, "que evidentemente puede tener una incidencia importante, debe ser consensuada con todos los actores".

En el cónclave anunciado, la edil ha informado de que se contará con la participación de un experto de la Universidad de Málaga. "Se verá cómo se tramitaría y los beneficios e inconvenientes que tendría; siempre vamos a estar dispuestos a hablar sobre este asunto”, ha explicado durante su intervención en la Comisión de Economía celebrada en la Casona del Parque. A pesar de esta posición favorable a abrir el debate, el PP, junto con Ciudadanos, ha rechazado una moción de Adelante Málaga en la que se demandaba la elaboración de estudios al respecto.

Sánchez ha insistido en que de avanzar la imposición de una tasa a la llegada de turistas, tendría que existir una estrategia "compartida" del control de los recursos, de la que participarse de forma directa el sector privado. Y ha añadido que el pago que hiciesen los turistas tendrían carácter finalista, en el sentido de "mejorar la calidad del turismo y reforzar la atracción de visitantes, siempre con criterios de sostenibilidad".

Sobre la elaboración de trabajos, la concejala de Turismo ha aludido a la existencia de un informe interno del pasado mes de septiembre en el que se analiza toda la legislación aplicable, "además de hacer cálculos sobre lo que podría implicar la recaudación y el impacto que tendría". A este estudio ha sumado otros dos de 2018, uno analizando las tasas ya aplicadas en ciudades como Berlín, Viena, Praga y Bruselas, entre otras, y otro en España, con Baleares y Cataluña como referentes. Hay otro sondeo "valorando el comportamiento del turismo una vez aplicada la tasa".

El Consistorio dice dispone de varios estudios sobre el impacto económico que tendría esta medida en la ciudad

La cuestión de la tasa turística genera discrepancia interna en el equipo de gobierno municipal. Porque si bien el PP parece abierto a discutir sobre el tema, Ciudadanos mantiene su negativa. “Entiendo que quiere que Málaga copie el modelo de Ada Colau, el de Barcelona, pero respete que nosotros entendamos que ese modelo no ha servido para que tenga mejor turismo”, ha afirmado Noelia Losada, portavoz de Cs, en el debate con el concejal de Adelante, Nicolás Sguiglia. Cabe recordar que el alcalde, Francisco de la Torre, ya expresó meses atrás sus dudas al respecto.

La iniciativa de la formación de izquierdas sí ha contado con el aval del PSOE. La concejala socialista María del Carmen Sánchez ha defendido que Málaga "sea compensada de alguna manera; es hora de hacer ciertos planteamientos con valentía, sin pudor". Para defender esta posición ha aludido al hecho de que mientras todos los números relacionados con el turismo de la capital evolucionan desde hace años, también lo hacen los recursos públicos que se destinan en la ciudad a atender este crecimiento. "Que se empiece a debatir sobre la necesidad o no de implantar una tasa en la ciudad", ha reclamado, insistiendo en la necesidad de que ello cuente con la participación de los agentes sociales.

Pero si la premisa que se fija para que se aplique la citada tasa es la del consenso de todos los actores implicados, su camino queda bloqueado casi desde el inicio. Porque la posición de la Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa del Sol (Aehcos) es claramente contraria a este planteamiento. El "malestar" existente en el sector ante la insistencia es tal que, tal y como relata a este periódico el presidente del colectivo, Luis Callejón, este mismo lunes ha remitido una carta dirigida al alcalde. En ella, ha explicado, "se le pide una cita y se le explica que nosotros ya pagamos más que el resto; tenemos un IBI superior a cualquier otra actividad, pagamos otros impuestos que no pagan los demás".

"Nosotros ya pagamos el gasto que podemos hacer con los turistas que traemos", ha enfatizado Callejón, quien ha apuntado que la aplicación de una tasa al turismo indiscutiblemente sería finalmente asumida por los hoteleros. "No estamos de acuerdo con esa tasa; tendríamos que descontar eso de nuestra actividad; por qué siempre tienen que ser los empresarios hoteleros los que recauden, por qué no el del autobús, por qué no el del bar", ha añadido. Y ha apostillado: "Es algo que nos cansa".

Si bien ha valorado el trabajo de la mesa de turismo de la capital de la Costa del Sol, ha puesto el acento en la necesidad de ir hacia una "gestión compartida" en esta actividad, en la línea de lo que ocurre con la empresa de turismo provincial, dependiente de la Diputación de Málaga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios