Málaga

Malestar en la Costa del Sol por la nula inversión del Gobierno en el tren a Marbella

  • La Plataforma por el Tren Litoral cree que reservar 83.000 euros "es tirar el proyecto a la basura" 

  • Empresarios y ayuntamientos advierten de que se puede perder la oportunidad de utilizar fondos europeos

Un tren AVE, en la estación de Málaga capital. Un tren AVE, en la estación de Málaga capital.

Un tren AVE, en la estación de Málaga capital. / Javier Albiñana

El anuncio de las inversiones del Gobierno central para una provincia antaño acostumbrada al laurel siempre es motivo de esperanza. Esperanza en que, por fin, una parte del dinero público sirva para responder a las asignaturas pendientes, a que el compromiso del Ejecutivo permita al menos sentar las bases de esa infraestructura de la que se carece…

Pero este año, como viene ocurriendo desde hace al menos una década, el análisis de las cuentas diseñadas para Málaga dejan sabor a hiel. Es la amargura propia de comprobar que quienes diseñan las cuentas vuelven a olvidar el que probablemente el mayor de los anhelos de un territorio clave para la economía andaluza y nacional como la Costa del Sol: el tren litoral.

Poco menos de 83.000 euros se consignan en el Presupuesto General del Estado de 2021 para esta infraestructura. Al menos con nombres y apellidos. Una suma testimonial que no permite albergar ilusión alguna sobre el impulso real de este proyecto. La realidad es también conocido como corredor ferroviario de la Costa del Sol es que no tiene realidad. No existe base técnica alguna que permita a corto plazo poder activar una obra de esta envergadura que, según algunas estimaciones económicas, podría requerir del orden de 4.500 millones de euros.

Y no será porque no ha habido tiempo. La primera vez que se puso sobre la mesa la idea de unir por tren todo el litoral de la provincia (incluyendo la parte oriental) fue en el año 2000, cuando el entonces presidente de la Junta de Andalucía Manuel Chaves, aprovechando un acto electoral en Marbella, se comprometió a ir adelante con la operación. Durante el periodo en que la Administración regional tuvo en sus manos la competencia sobre la actuación, se dio forma a los proyectos constructivos de los diferentes tramos de la parte occidental del trazado. E incluso se llegó a adjudicar una primera pieza de la obra que nunca se inició.

La llegada de la crisis económica dio al traste con cualquier avance. Y el proyecto pasó de manos de la Junta al Gobierno central. ¿Con algún resultado? Ninguno. Sólo anuncios y el desarrollo de unos estudios iniciales. La última novedad que se conoce al respecto la protagonizó a principios de 2018 el otrora ministro de Fomento Íñigo de la Serna cuando presentó en Marbella el resultado de estos trabajos.

En aquel entonces la apuesta del ministerio era la de prolongar el Cercanías, sin dar cabida a una infraestructura que hiciese posible la llegada del tren de alta velocidad desde el aeropuerto de Málaga hasta la ciudad marbellí. Los datos dados a conocer en aquel momento elevaban a unos 2.000 millones el coste de la infraestructura, elevándose a unos 3.800 hasta Estepona. Y eso para mover del orden de 5 millones de pasajeros.

32 meses después de aquella fecha, poco o nada se sabe de la situación real del proyecto del tren a Marbella. Ni si el Ministerio de Transportes tiene en mente aún esta iniciativa. A falta de declaraciones al respecto, sirva de guía lo que manifestaba el entonces delegado del Gobierno en Andalucía, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, hace ahora dos años, cuando apuntaba la necesidad de "reflexionar" sobre esta iniciativa dadas "las magnitudes" económicas de la misma.

Los hechos confirman que tal reflexión, de haberse producido, es contraria a los intereses de la provincia. Así lo creen también en la Plataforma por el Tren Litoral, del que forman parte las principales asociaciones de empresarios de Málaga, así como colegios profesionales, entre otros. Hace apenas unas semanas, este colectivo mantuvo un encuentro con los diputados nacionales del PP, el PSOE y Unidas Podemos, en la que quedó clara su apuesta por el proyecto.

Ahora la reacción de la plataforma es de contrariedad e indignación. "Los 80.000 euros es como no poner nada, es tirar el proyecto a la basura", sentencia la portavoz de la plataforma, Violeta Aragón, quien es también secretaria general de la Asociación de Constructores y Promotores de Málaga.

Una de las opciones que permitía aspirar a hacer realidad el tren litoral es el acuerdo por parte de la Unión Europea de destinar del orden de 140.000 millones de euros a España. Los actores que reclaman el proyecto apuntan que estos fondos sí permitirían al Gobierno activar la operación. Pero para poder hacerlo antes es preciso recorrer un camino técnico que sigue inconcluso. "Se necesita de una documentación más avanzada", dijo Aragón.

"Si no han apostado por la redacción de toda esa documentación laminan la posibilidad de que puedan llegar los fondos", insistió, recordando que durante años la "excusa" utilizada por el Gobierno para no apostar por el corredor de la Costa del Sol era su alto coste económica. Una "excusa" que desaparece con la posibilidad de financiar buena parte de la infraestructura con el dinero de Europa. "Llega un momento en que casi indigna que nos sigan tomando el pelo", sentenció.

El malestar es compartido por uno de un actor protagonista del sector turístico de la provincia, la Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa del Sol (Aehcos). Su presidente, Luis Callejón, fue meridiano al hablar de "desesperación". "La sostenibilidad de un destino es básica a corto plazo y el tren litoral es un medio de conectividad sostenible y lo llevamos pidiendo desde 1990", recordó.

Y en esta misma línea, los empresarios y varios ayuntamientos de la Costa del Sol Occidental, que lamentan que los PGE obvien de nuevo esta histórica demanda. Entre las voces críticas está la del alcalde de Estepona, José María García Urbano, quien recordó la oportunidad que supone el fondo de recuperación europeo, aunque para ello los gobiernos tienen que tener elaborados los proyectos. "Si el Gobierno de España no pone en marcha la redacción del proyecto y toma la decisión sobre el trazado del mismo, estamos perdiendo una oportunidad única para financiar esta obra sin necesidad de acudir, incluso, a los PGE", lamentó.

A la crítica del regidor esteponero se suma la del alcaldesa de Fuengirola, Ana Mula, quien abundó en la idea de que el tren litoral es una inversión "que podría casar con el objetivo de los fondos europeos comprometidos". "Su desarrollo podría generar miles de puestos de trabajo y mejorar definitivamente la conectividad de la Costa del Sol con un punto tan estratégico como Algeciras", apuntó.

Por su parte, el presidente del Centro de Iniciativas Turísticas (CIT) de Marbella, Juan José González, valoró como un "grave error" que las cuentas eludan compromiso económico alguno con esta iniciativa, "máxime cuando van a llegar fondos europeos que seguramente vamos a poder utilizar para proyectos de esta naturaleza". "Son proyectos productivos que vertebran el transporte y mejorarían indudablemente la permeabilidad de la población y la diversidad turística", defendió.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios