Soltando Grillos

Un ataque de sinceridad y la herencia recibida

  • PP y Cs no les han dado ni 100 días de gracia a sus promesas electorales

  • Varias semanas le han bastado al Gobierno conjunto para meter en el cajón los principales anuncios de la campaña

Ilustración de Rosell Ilustración de Rosell

Ilustración de Rosell / Rosell

El consejero de Economía de la Junta se estrenó el otro día en el cargo con un ataque de sinceridad. El nuevo miembro del ejecutivo, que se llama Rogelio Velasco, acudió a una comisión del Parlamento y fue cuestionado por un diputado del PSOE sobre la promesa que realizó el ahora presidente de la Junta, Juanma Moreno, de crear 600.000 puestos de trabajo en esta legislatura. A Velasco podría haberle entrado la risa; podría haber respondido que acaba de llegar al cargo; podría haber dicho que la promesa era del PP y que él llega a la política fichado por Ciudadanos; o un largo etcétera de excusas. Sin embargo, de todas las opciones que tenía, decidió contestar lo que realmente pensaba. Y le salió una explicación redonda: “Como tiremos de hemeroteca y pongamos con letras mayúsculas lo que todos los líderes o futuros ministro de Economía han prometido durante una campaña electoral, le aseguro que no quedará ni uno sano, ni uno solo... Eso es un lenguaje, una forma de expresarse durante la campaña electoral”.

Los ataques de sinceridad son una dolencia poco habitual entre la clase política

Los ataques de sinceridad son una dolencia poco habitual entre la clase política, de ahí que llame tanto la atención cuando se produce. Si además la sufre todo un catedrático de Teoría Económica con un magnífico currículo en la empresa privada, resulta todavía más extraordinaria la cosa. Es como la certificación académica de algo que la mayoría de los ciudadanos hemos creído desde siempre, pero que la acredita en sede parlamentaria toda una autoridad en la materia y con una rotundidad que abruma: las promesas en las campañas electorales son una milonga, vino a decir. Y eso afecta a los 600.000 puestos de trabajo prometidos, a la rebaja masiva de impuestos del nunca jamás, o a la partida económica para pagar el alquiler de altos cargos del ejecutivo que se tienen que desplazar de otras provincias, por citar algunos de los anuncios que nos hicieron y que, muchos, llegaron a creerse.

PP y Ciudadanos no les han dado ni cien días de gracia a sus promesas electorales. Varias semanas le han bastado al Gobierno conjunto para meter en el cajón los principales anuncios que realizaron en la campaña. Es lo que tiene acudir a unos comicios prometiendo el oro y el moro pensando que no vas a ganar las elecciones, y encontrarte luego sentado en el sillón presidencial en una carambola a tres bandas. Las sorpresas tienen estas cosas, que te pillan sin programa para realizar y sin personal para ejecutarlo, por lo que hay que improvisarlo todo. Desde un director general, hasta un delegado de la Junta en cualquier provincia. Con el PSOE no pasaban estas cosas. Con ellos, las promesas se heredaban de una legislatura a otra y cada año de un presupuesto a otro. Era un partido con mucha experiencia en sus incumplimientos.

En las campañas electorales, las promesas deberían llevar una especie de letra pequeña como esas que incluyen los anuncios publicitarios

Los ataques de sinceridad son una afección de las consideradas como raras, de ahí que no haya que preocuparse mucho. Se suele curar con el tiempo, concretamente con el tiempo que se acumule en el cargo. Mientras más días en el puesto más inmune se va haciendo el cuerpo a esta dolencia. Con varios meses de gestión irán desapareciendo estos síntomas de inmadurez, así como estos primeros shocks de congruencia repentina. Hay que recordar que se trata de una afección pasajera que está muy testada científicamente, no hay más que tirar de hemeroteca en la primera legislatura de Mariano Rajoy en plena crisis económica: su Gobierno se estrenó haciendo exactamente todo lo contrario a lo que había prometido.

Los estudios sobre los políticos que sufrieron un día un ataque de sinceridad revelan que su incidencia suele ir muy aparejada con la bisoñez, esa condición que afecta a alguien nuevo e inexperto en cualquier arte u oficio. En este caso concreto, en el oficio de la política. Puestos a creer, prefiero pensar que esa es la causa y no la de que nos mienten descaradamente, aunque tengo que reconocer que cada día resulta más difícil aceptarlo. Les pongo un ejemplo concreto. En los mismos días que el Gobierno andaluz admitía que la bajada masiva de impuestos iba al cajón del olvido, el presidente del PP, Pablo Casado, nada más conocerse la convocatoria de elecciones generales, anunciaba a bombo y platillo una medida similar para España si alcanzaba la presidencia del Gobierno.

Con todo, para algo existe la llamada herencia recibida. ¿Qué sería de un Gobierno nuevo sin la herencia recibida? En las campañas electorales, las promesas deberían llevar una advertencia. Una especie de letra pequeña como esas que incluyen los anuncios publicitarios. Algo así como: “Este partido político eludirá cualquier responsabilidad o compromiso sobre esta promesa electoral si la herencia recibida hace inviable su ejecución económica”. En el fondo, ese ha sido el mayor problema del PSOE en sus casi cuatro décadas ininterrumpidas de Gobierno en Andalucía. Ningún presidente socialista podía excusar sus incumplimientos en la herencia recibida. Siempre era la de su propio partido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios