Coronavirus en Málaga Vídeo: Un 'sí, quiero', desde el balcón

  • El confinamiento a consecuencia del coronavirus impidió que Lali y Juan Carlos celebraran su boda el pasado 18 de abril

  • Sus vecinos de Calle Andarax le organizaron un enlace por todo lo alto desde los balcones donde no faltó ni la Policía Local

'Sí, quiero', en el balcón

El 18 de abril de 2020 estará marcado en rojo en el libro de recuerdos de Lali Doña y Juan Carlos Puertas, una pareja malagueña que se daba el sí, quiero este mismo día en el Santuario de Santa Eulalia de Totana (Murcia). El destino, caprichoso, impidió que un día tan esperado para ambos no tuviera lugar. Su boda tenía que ser pospuesta como consecuencia del coronavirus, el estado de alarma y el confinamiento impuesto estos días.

Pero en estos tiempos en los que la originalidad se dispara, Lali y Juan Carlos no se iban a quedar sin boda ni sin el sí, quiero. Hubo boda, pero en el balcón. Este 18 de abril la pareja hacía 11 años de noviazgo, de ahí que fuera la fecha elegida para intercambiar los anillos. Privados del enlace soñado, cada uno por su cuenta se las ingenió para que el otro tuviera la sorpresa que se merecía. Él, Juan Carlos, organizó una improvisada boda en casa durante la mañana del pasado sábado a la que invitó a familiares y amigos a través de Instagram. Engalanados con su traje y vestido de novios, ambos se dieron el sí, quiero ante la mirada de sus más allegados que seguían atentos el enlace a través del móvil y las redes sociales.

Ella, Lali, tenía preparado algo que, sin saberlo, se le iría de las manos. En Calle Andarax, en el distrito de Cruz de Humilladero, cada día a las ocho de la tarde se monta una fiesta. Los aplausos, gracias a unos vecinos (Pedro y Carmen) que sacan su altavoz y micrófono al balcón, mutaron en dedicatorias y canciones. La panadería del barrio que regenta Rosi pasó a ser el lugar donde vecinos dejan sus dedicatorias para que estas suenen por la tarde en los balcones.

Juan Carlos y Lali sonríen a sus vecinos, sorprendidos por el despliegue. Juan Carlos y Lali sonríen a sus vecinos, sorprendidos por el despliegue.

Juan Carlos y Lali sonríen a sus vecinos, sorprendidos por el despliegue.

A Lali se le encendió la bombilla y decidió llamar a Rosi para que esta dejara una canción y un mensaje dedicado para su novio y futuro esposo. "Juan Carlos, vida mía. Hoy justamente era el día de nuestra boda. Nos vamos a querer igual o más aunque hayamos tenido que aplazarla un año por esta situación. Pero en realidad no podíamos casarnos, porque al igual que tú me lo pediste de una forma súper bonita y especial, delante de toda la familia y amigos, faltaba yo. Ahora es mi turno. Quiero aprovechar que estamos juntos con nuestros vecinos para decirte: '¿Quieres casarte conmigo?", era el mensaje de audio que tenía preparado para Juan Carlos, aunque lo que no sabía ella era que Rosi y sus vecinos les prepararían una boda por todo lo alto.

"Lo que no me esperaba es que todos mis vecinos se organizaran para prepararnos esto", cuenta al teléfono Lali. Sus vecinos (Ani, Isa, Yoli, Mónica, Virgi y Fany), liderados por la mencionada Rosi, prepararon todo tipo de detalles para que su boda fuera más que especial desde el balcón. Al dar las ocho de la tarde, todos se vistieron con sus mejores galas, prepararon carteles, "recién casados en confinamiento", decía alguno; diseñaron un ramo de papel, tiraron arroz y brindaron con champán en los balcones de Calle Andarax... Incluso la Policía Local se pasó por allí para entonar eso de "viva los novios" y darle la enhorabuena a la pareja.

Juan Carlos y Lali posan en el balcón, champán y ramo en mano. Juan Carlos y Lali posan en el balcón, champán y ramo en mano.

Juan Carlos y Lali posan en el balcón, champán y ramo en mano.

"Ha sido todo súper bonito", recuerdan Lali y Juan Carlos de la tarde del pasado sábado, de su boda en el balcón que para su sorpresa, le organizaron sus vecinos a los que estará eternamente agradecidos. A ellos les dedicaban unas palabras: "Sois los mejores vecinos del mundo, no se puede describir con palabras toda la emoción que vivimos ayer gracias a todos. Porque lo que empezó como una sorpresa que organizaba para él, se convirtió en una gran momento para los dos y eso ha sido gracias a todos vosotros".

"Si nos dais un día más, te traemos hasta al cura", fue lo que le manifestaron sus vecinos, que montaron una boda con todo lujo de detalles desde sus balcones. Lali y Juan Carlos no tuvieron la boda que soñaban, pero sí la más original con la que podrían haber fantaseado en la que, como es tradición, no faltó el champán, ni el arroz, ni el beso que sellaba el enlace de una pareja malagueña a la que no frenó el confinamiento ni el coronavirus, se hubo sí, quiero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios