Entrevista. Javier Gándara. Director general de Easyjet para el Sur de Europa “Málaga es una apuesta segura antes, durante y después de la pandemia”

Javier Gándara es el máximo responsable de Easyjet en el sur de Europa. Javier Gándara es el máximo responsable de Easyjet en el sur de Europa.

Javier Gándara es el máximo responsable de Easyjet en el sur de Europa.

Easyjet es una de las compañías aéreas punteras en la Costa del Sol desde hace dos décadas.

La línea ha anunciado que abrirá una base en el aeropuerto malagueño en primavera. El contexto es muy difícil, pero la empresa confía en la fortaleza de este destino. Javier Gándara, director de Easyjet en el Sur de Europa, explica las claves del sector.

–Operan en Málaga desde 1999. ¿Por qué han decidido ahora abrir una base?

–En todo este tiempo hemos trasladado a 36 millones de pasajeros desde y hacia Málaga. Málaga era además el destino al que volábamos con más tráfico sin tener una base y es uno de los destinos más atractivos de nuestra red. Si a eso se le une que en España en 2016 empezamos a probar el concepto de base estacional con una en Palma de Mallorca y ha funcionado bien, Málaga era el candidato obvio para desarrollar ese modelo.

–Comenta que es estacional. ¿Desechan la posibilidad de mantener la base en invierno?

–De momento la idea es que sea en temporada alta porque es cuando hay más demanda. Los contratos de las tripulaciones que estén en Málaga serán también estacionales como ocurre en Palma.

"En invierno apenas vamos a volar con el 25% de la capacidad y planificamos semana a semana”

–¿Cómo les afecta la pandemia?

–Nos está impactando mucho. Parecía que iba a empezar a recuperarse este verano pero a partir de agosto, con las cuarentenas o las recomendaciones negativas de volar a España del Reino Unido, se desplomó la demanda. Este invierno apenas vamos a volar el 25% de la capacidad de los vuelos que hicimos el año pasado en toda nuestra red. La recuperación va a ser lenta y depende de muchos factores que no están bajo nuestro control.

–¿Qué escenarios barajan en función de la evolución del coronavirus y la vacuna?

–Somos pesimistas porque creemos que esto es algo que va a tardar tiempo. No es simplemente que se descubra una vacuna o un tratamiento, sino que hay que ver lo efectivo qué es y a cuántas personas puede llegar. Nosotros coincidimos con las estimaciones de Iata [patronal internacional de líneas aéreas] o ACI [Consejo Internacional de Aeropuertos] que hablan de que es bastante probable de que, al menos, hasta 2024 no se recuperen los niveles de demanda previos a la pandemia. Si al final es más rápido, mejor para todos, pero ahora hay pocas cosas que den lugar al optimismo.

–Aguantar cuatro años con poca demanda es mucho tirón. ¿Habrá muchas quiebras de aerolíneas?

–La supervivencia en este sector siempre ha sido complicada. En lo que llevamos de siglo XXI, solo en España, han desaparecido más de 30 compañías aéreas. No es descartable que haya otras desapariciones. En lo que se refiere a Easyjet tenemos una estructura financiera muy sólida y hemos conseguido 2.400 millones de libras de tesorería adicional que nos han valido para pasar este periodo tan complicado y el que nos queda por delante. Pero otras compañías no están tan sólidas.

Javier Gándara. Javier Gándara.

Javier Gándara.

–¿Se tenderá a la fusión como en otros sectores?

–Sí. Ya había una tendencia de consolidación y se estaban creando grandes grupos como IAG o Lufthansa. Es cierto que en el sector aéreo, debido a las reglas de propiedad y control, no es tan sencillo como en otras industrias donde no hay ningún tipo de restricción. Estados Unidos va mucho más adelantado porque empezaron 20 años antes el proceso de liberalización. Las cinco compañías más grandes tienen allí alrededor del 80% del mercado y en Europa esas cinco compañías mayores tenemos el 60%. Hay camino por recorrer.

–¿Cuántas rutas mantendrán este invierno en Málaga y qué previsión tienen para el verano?

–Ahora hacemos las previsiones casi semana a semana. Estamos cerrando lo que vamos a volar en noviembre y luego veremos diciembre, por lo que no tenemos una previsión para la temporada de invierno y mucho menos para la de verano de 2021. Creemos que es importante desarrollar la presencia en Málaga con esa base. Contrataremos a 100 personas locales, fundamentalmente pilotos y tripulantes de cabina, y en función de cómo vaya el invierno haremos la de verano. Esperemos que a partir de Semana Santa la gente pueda volar un poco más.

–De sus palabras deduzco que abrir la base en Málaga es casi un acto de fe.

–Bueno, nosotros sabemos que vamos a volar a Málaga en verano, pero no cuánto. El año pasado fueron 2,5 millones de pasajeros. Igual en 2021 no volamos todo lo que querríamos, pero es una apuesta de futuro y con vocación de permanencia. Cuando montamos una base hacemos contratos locales y permanentes con la figura de fijo-discontinuo. Sabemos que Málaga es una apuesta segura porque siempre lo ha sido y lo seguirá siendo durante y después de la pandemia. Creemos que es la decisión adecuada.

–¿Tienen ya planteada alguna ruta nueva para el verano?

–Ahora mismo no tenemos planes para el verano sobre a dónde se va a volar exactamente desde la base.

"No es descartable que desaparezcan más líneas y hay camino por recorrer para las fusiones en Europa”

–¿Habrá una subida de precios de los billetes cuando se recupere la demanda para paliar las pérdidas de estos meses?

–No creo que se vaya a recuperar el terreno perdido con subida de precios sino que esperamos que vuelva todo el mundo a volar y que seamos más eficientes. Easyjet se ha caracterizado desde 1995 por romper el paradigma de que volar era algo caro y al alcance solo de personas privilegiadas. Gracias a Easyjet y a otras compañías volar está ahora al alcance de la mayoría de los bolsillos. Nuestra idea es que desde luego siga siendo así. Nos devanaremos los sesos para conseguir que volar sea cada vez más barato, incluso durante y después de la pandemia.

–¿Qué cree que debe hacer la Costa del Sol para atraer de nuevo al turista extranjero?

–El destino Málaga y Costa del Sol es bien conocido gracias a una labor exitosa realizada durante muchos años y ahora lo que toca es poder vender adecuadamente las medidas que se están tomando y las que se van a tomar para que la gente pueda viajar con confianza. Que la Costa del Sol es un destino seguro, donde se han hecho los deberes y donde la gente podrá volver a disfrutar.

–Se habla de la necesidad de establecer corredores aéreos seguros. Supongo que lo apoyan.

–Sí, claro. Pensamos que las cuarentenas o las recomendaciones de no volar de los gobiernos no han resuelto el problema. Hay que tener un enfoque más de detalle. No tanto de país a país porque cada región es distinta y hay incidencias distintas del virus. Hay que hacer corredores donde se tomen todas las medidas en origen, en el vuelo y en el destino para que el cliente recupere la confianza de viajar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios