Unicaja

Fotis Katsikaris, en primera persona

  • Carlos Cabezas y Kostas Vasileiadis coincidieron con él en diversas etapa de su carrera y ayudan a trazar un perfil de qué se puede esperar del técnico griego

Fotis Katsikaris, con Kostas Vasileiadis. Fotis Katsikaris, con Kostas Vasileiadis.

Fotis Katsikaris, con Kostas Vasileiadis. / Efe

Carlos Cabezas y Kostas Vasileiadis, los dos únicos miembros del Unicaja campeón de Liga en 2006 que continúan en activo, con 40 y 36 años, apuran sus carreras deportivas en Uruguay y Catar, desde donde atienden, respectivamente, a Málaga Hoy para trazar un perfil con experiencias en primera persona con Fotis Katsikaris, el nuevo entrenador del Unicaja, elegido para reflotar una situación bastante complicada en el mes de enero. Ambos fueron pupilos del técnico griego y ambos guardan un grato recuerdo de él. Cabezas, en una temporada histórica en Murcia, con la primera presencia del UCAM en play off. La relación con Vasileiadis es familiar. En Bilbao forjaron lazos muy fuertes. Katsikaris es el padrino del Giannis, el hijo mayor del alero de Salónica. También en la selección griega y en el Iberostar Tenerife trabajaron juntos. Sólo hubo un entrenamiento previo, más la sesión de tiro, antes del debut ante el Betis, donde hubo cosas distintas, pero no fue suficiente para ganar. Ambos piden paciencia con él y creen que podrá levantar al Unicaja.

"Sólo hablé con él para felicitarle por el nuevo contrato con el Unicaja, me alegro por las dos partes. Nos conocíamos de haber jugado contra él en la Liga griega, él en el AEK y yo con el PAOK. Después, con él como entrenador hemos trabajado en Bilbao, Tenerife y en la selección griega. Allí en Bilbao tuvimos una relación familiar, hablo ahora mucho de todo con él, pero también de cosas de entrenador, me ayuda con la experiencia que él tiene para aplicar algunos conceptos", dice Vasileiadis, que estudia para ser técnico mientras juega en el Al Sadd, la sección baloncestística del equipo que en fútbol dirige Xavi Hernández en Catar. 

"El Unicaja ha acertado, es un entrenador que puede cambiar la dinámica de un equipo en poco tiempo, lo ha hecho en varias ocasiones en su carrera. Va a trabajar tanto en defensa como en ataque. Como persona es lo mejor, es un tío abierto, puedes hablar con él fácil de todo, te escucha como jugador. Pero como entrenador te exige muchísimo", hace una primera valoración Vasileiadis sobre la figura de su compadre, al que tiene en alta estima, no sólo personal, sino también baloncestística: "Intenta jugar siempre rápido, divertido para la gente y los aficionados. Cuando estaba con él disfruté mucho, la verdad. Con él jugué el mejor baloncesto de mi carrera seguramente en Bilbao. El Unicaja tiene muchísimo talento, van a disfrutar con él, pero los jugadores deben trabajar y escucharle. Si lo hacen, el equipo irá hacia arriba". Vasileiadis formaba parte de aquel de Bilbao que jugó una final de ACB tras eliminar al Madrid en semifinales y otra de Eurocup, además de jugar una gran Euroliga en la que hicieron sufrir en los cuartos de final al CSKA, que finalmente entró en la Final Four. Fue la gran obra de Katsikaris en España.

"Está en Málaga un entrenador que quizá en su última etapa en el Gran Canaria no tuvo mucha suerte, pero hizo cosas importantes en Murcia, Valencia y Bilbao. En Murcia, el año que estuve con él, cambió la filosofía y se ganó mucho. Jugamos el play off, cambió el equipo en muchas cosas. El UCAM creció en lo deportivo y en el lado de los escritorios con él. Tiene mucha personalidad, es muy meticuloso y es un filósofo del básket. Intenta jugar alegre, pero todo parte desde la defensa. Estructura mucho el juego atrás, hay que respetar las normas. Pero después saca el jugo y el talento al jugador que tiene puntos", afirma Carlos Cabezas desde Uruguay, donde se entrena con el Nacional de Montevideo para retomar en febrero el play off de la temporada 2019/20 que no se pudo acabar por la extensión de la pandemia del Covid-19, que él vivió en primera persona, afortunadamente sin consecuencias serias.

"Es un juego alegre, rápido. Defensivamente va haciendo cosas, cambia mucho según el rival. Puedes ver que todos sus equipos estaban jugando un buen baloncesto con distintos tipos de jugadores. No tenía los mismo en Bilbao, Valencia, Murcia o Tenerife y en todos sitios hizo muy buen baloncesto. Me imagino que cambiará muchas cosas. Hay jugadores con mucha experiencia en el Unicaja, pero también jóvenes que pueden aprender muchas cosas más con él. Lo tiene claro y ya conocía al Unicaja antes de llegar, seguro que ya vio todos los partidos de la temporada ante de aceptar el cargo y sabía qué jugadores tenía y cómo podía solucionarlo", incide Vasileiadis sobre en qué puede cambiar la forma de jugar del Unicaja con la llegada de su compatriota.

En línea parecida se expresa Cabezas. "Seguramente, por lo que le conozco, va a estucturar y defender. Su básket empieza por la defensa. A no ser que tenga un equipo hipertalentoso, atrás parte todo. Allí en Murcia teníamos a Facu y grandes defensores dentro del equipo. Le vino muy bien por su filosofía de trabajar. En Málaga va a tener un trabajo importante, quizá quitando a Alberto, que es el jugador defensivo más destacado, los otros pueden defender pero tienen otro estilo de juego. Él también se tendrá que amoldar, trabajar y meterlos en dinámica. No puede hacer otra cosa. Va a hacer hincapié, seguro, en bajar de esos 90 puntos recibidos en cada partido, como estaba pasando ahora".

Carlos Cabezas, en el banquillo, con Fotis Katsikaris. Carlos Cabezas, en el banquillo, con Fotis Katsikaris.

Carlos Cabezas, en el banquillo, con Fotis Katsikaris. / Efe

"Como persona es un 100 sobre 100, lo mejor. Es un tío normal, aunque es uno de los mejores entrenadores que hay en Europa. Entrenar es una cosa, pero después es una persona como nosotros. Siempre va a ayudar al equipo, a sus jugadores, siempre defiende a sus jugadores por encima de todas las cosas. Pero, como dijo en la presentación, exige mucho", explica Vasileiadis sobre la forma de ser de Katsikaris, en la que ahonda Cabezas: "En la pista es muy serio, pero agradable fuera de ella. No distingue de nombres, sea el extranjero importante, el mejor del equipo o el joven, a todos los trata igual. Fuera de la pista, desde mi perspectiva, teníamos una relación muy cordial y buena a la hora de charlar. Nos quedamos con 17 victorias con Ocampo el año anterior y con él dimos un paso adelante, ganamos en la pista del Baskonia, ganamos al Madrid, forzamos un tercer partido de play off con el Madrid, le pusimos las cosas difíciles. Fue un año histórico en Murcia. Hicieron un año muy bueno de Campazzo y Lima, que a raíz de aquello volvieron al Madrid o hicieron grandes contratos. La verdad es que fue un año muy bueno, creó una dinámica muy buena de equipo y se dieron pasos importante como club".

"Le gusta mucho la ACB porque es la mejor Liga de Europa y le gusta mucho el país, España. Él es uno de los mejores entrenadores que hay, es una oportunidad grande para él y también para el Unicaja. Él estudió en EEUU, su hijo también está allí ahora. Tiene ideas, pero eso quiso ser entrenador ayudante en Utah, para mejorar como entrenador. Está al día de todo, tecnología, nuevas tendencias. En eso es un entrenador top. Y ahora tiene muchas ganas de demostrar cosas, creo que es un buen momento para que se hayan unido Fotis y el Unicaja", aventura Vasileiadis. En esa veta americana inciden los dos jugadores cajistas. "Tiene mucha experiencia en EEUU, cuenta muchas anécdotas de Larry Bird, le vio entrenar y coincidió con él. Es un amante del baloncesto americano, estuvo ahí ese año con Utah como entrenador ayudante, y lo mezcla con el europeo. Tiene claro su estilo y por dónde ha llegado". Es la aproximación a la figura de Fotis Katsikaris por jugadores que estuvieron en el Unicaja que han entrenado con él.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios