joseph gomis. ex jugador del unicaja y entrenador

"Lessort tiene un techo muy alto"

  • El ex jugador cajista, ahora técnico, estuvo esta semana entrenando unos días con Mathias Lessort, que será el próximo fichaje del Unicaja

  • Analiza sus cualidades y posibilidades

Joe Gomis, durante un entrenamiento con el ASVEL Villeurbanne. Joe Gomis, durante un entrenamiento con el ASVEL Villeurbanne.

Joe Gomis, durante un entrenamiento con el ASVEL Villeurbanne. / asvel basket

Joseph Gomis (Evreux, 1978) jugó dos temporadas en el Unicaja. Asegura que aún le ronda la cabeza aquel tiro libre adicional tras meter un canastón que falló en los últimos segundos de la final ante el Baskonia y que podía haber evitado la prórroga y haberle dado el título de Copa al equipo malagueño en 2009. El francés era un escolta pequeño muy explosivo con capacidad anotadora y piernas muy veloces que fue más de 50 veces internacional. Tras retirarse de la práctica activa hace cuatro años, ahora es entrenador. Forma parte del cuerpo técnico del Asvel Villeurbanne, club que tutela Tony Parker y que entrena su hermano TJ. Además, durante el verano hace trabajo de tecnificación con jugadores. En la última semana ha realizado ejercicios específicos con Mathias Lessort, que pretende mejorar sus debilidades y hoy debería ser oficialmente jugador del Unicaja tras sellarse el compromiso alcanzado el pasado viernes. Gomis atiende a Málaga Hoy desde Dakar (Senegal), donde pasa unos días de vacaciones, para hablar las características del que debe ser el cuarto fichaje del Unicaja.

-¿Cómo le va, Jo?

-Bien, me retiré hace cuatro años del baloncesto como jugador. Después empecé a trabajar con Nicolas Batum, estuve dos años y medio con él en Charlotte, cuando cambió Portland por los Bobcats. Él cumplía su último año de contrato y decidimos trabajar juntos. Fue una gran experiencia estar allí en la NBA. Después volví a Lyon, al Asvel. Desde enero estoy de asistente de TJ Parker en el primer equipo, hago trabajo de técnica individual con los profesionales y también con los jóvenes. Ahora en verano también trabajo con jugadores franceses. Este año menos porque estoy terminando de obtener el título de entrenador nacional.

-Ha estado la última semana trabajando con Mathias Lessort, que debe ser en breve jugador del Unicaja.

-He trabajado con él de manera intensa. Era la primera vez que lo hacíamos juntos, pero yo me llevo muchas buenas cosas de él. Tiene un físico impresionante y es intenso. Me ha gustado mucho porque no le conocía bien antes, sólo tenía referencias y lo que le había visto. Pensaba que era un cuatro por estatura, porque se mueve muy bien, tiene una movilidad excelente. Además, posee un tiro exterior muy correcto si se le considera un cinco.

-Aquí se le quiere con la idea de que sea un cuatro y medio.

-La verdad es que le he entrenado casi como si fuera un cuatro. Esta versatilidad creo que es buena para él, pero hay que verlo en los partidos. Con su intensidad y sus cualidades de salto, de taponar, de correr, de machacar... Es un jugador con el techo muy alto, muy interesante. Parece un poco pequeño para ser un cinco, pero lo compensa con su capacidad atlética.

-¿Le va capacidades técnicas para jugar como cuatro?

-No es lo mismo un entrenamiento específico como hemos hecho que hacerlo después en los partidos. Puede poner el balón en el suelo, es algo que debe hacer, pero depende del entrenador, de si le deja hacerlo o lo limita. Ya es cuestión de la confianza que se tenga. Pero es algo que puede mejorar y tiene que hacerlo, creo. Es más pequeño que la mayoría de los cinco y debe aprovechar esa versatilidad.

-¿Qué tal se mueve en el poste bajo?

-Tiene algo importante, que son buenas manos para la recepción. Es un punto importante desde el que mejorar. Igual que decía antes, las capacidades para jugar en el poste bajo no se pueden medir igual en un entrenamiento que en competición. Lo que me ha sorprendido es su versatilidad y su fuerza, acaba muy por encima sobre el aro. Y es muy fuerte.

-En las imágenes que Lessort colgaba en las redes sociales le veíamos entrenar la parada y tiro. ¿Qué rango tiene?

-Puede casi desde tres puntos, la mecánica es buena y creo que tiene esa mejora por delante para disponer de un tiro mejor, aunque ahora no lance aún en competición de tres. Si ves la cancha en la que nos entrenábamos, era más pequeña y no tenía línea de tres pero era capaz de tirar desde lejos. Tiene las herramientas para tirar bien. Cuando he estado con él trabajaba bien, no sé cómo es su cabeza después durante una temporada, pero tiene voluntad de mejorar.

-Contaba Carlos Cabezas que coincidió con usted cuando él jugó unos meses en Orleans.

-Sí, sí. Me dio mucha alegría verle. ¿Dónde está ahora?

-Jugó esta temporada en Venezuela y Argentina.

-Ah, buena experiencia. También vi que está en el Unicaja Boniface.

-Sí, Ndong ha sido parte del staff en las últimas temporadas y el año próximo ganará más importancia.

-Me alegro por él, tiene mucho que enseñarle a los jugadores grandes y si Lessort acaba allí podrá aprender mucho de él.

-¿Qué recuerdo tiene de su etapa en Málaga?

-Muy bueno, me lesioné en el segundo año y fue un periodo difícil tras un primer año correcto. Me lesioné en el Aquiles, volví bien porque no tengo mucho peso y pude recuperarme. Regresé a buen nivel en Bélgica. Con el Charleroi fui campeón, también en Francia lo fui con el Limoges y ganamos un título europeo con el Nanterre antes de retirarme.

-En Málaga le faltó poco para ganar otro título, aquella de Copa del Rey en 2009 que se escapó.

-Tengo ese tiro libre que fallé metido en la cabeza. Una lástima que no entrara. Siempre me quedó esa pena porque podíamos haber ganado el partido y no haber ido a la prórroga. Fue una buena experiencia entrenar con Aíto García Reneses. España es una gran etapa en mi carrera. Estuve en Valladolid tres años, otros tres en Lugo y dos en Málaga. Es un gran recuerdo en general, España fue una etapa básica en mi vida.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios