Unicaja

Un Unicaja alterado

El Unicaja, en la sesión de este lunes

El Unicaja, en la sesión de este lunes / UNICAJABFOTOPRESS

El Unicaja no podrá contar con Djedovic los próximos dos meses, problema el que se avecina por todo lo que aporta el bosnio al equipo, se adolece de ese jugador cerebral, inteligente y capaz de asumir liderazgo en contextos concretos, seguro que se le echará en falta sobre todo en momentos de crisis. Se rastrea el mercado, en estado de alerta en el caso que aparezca una vía interesante, pero no es fácil en estos tiempos, menos el encontrar un recambio que acepte venir apenas dos meses, y que sea cupo, siempre un dolor de cabeza. No se renuncia a firmar, pero de momento toca buscar soluciones con lo que hay en casa, por suerte se planteó este escenario cuando se configuró la plantilla el pasado verano: si hay lesiones, el contar con una rotación versátil para enmendarlo. Ibon Navarro tendrá que hacer una ligera reestructuración y repartir esos minutos, el abanico es amplio, la duda es cuánto tiempo te va a permitir el calendario respirar, además rezar con todos los dedos que no haya más lesionados, ya se tendría un problema gordo.

Plantilla algo más corta y la obligación de aumentar la carga. Barreiro, muy reforzado después de la Copa, es uno de esos jugadores que deben dan un paso al frente, asumir más protagonismo ante la coyuntura y porque está en una fase ascendente. Es una buena oportunidad para el coruñés, dentro de la desgracia de no contar con Djedovic, para demostrar que puede ser alguien importante en este equipo, no solo con cuentagotas, sino mantener una línea fija. Sus aportaciones en Badalona, pocas, pero muy bien seleccionadas, fueron extraordinarias, prácticamente se encargó de dejar resuelta la final; con mucho trabajo por detrás, limando algunos aspectos de su juegos que se le exigían para encajar mejor en el estilo de este Unicaja. Será interesante ver su papel en las próximas semanas.

Kalinoski o Ejim, muy distintos pero capacitados para jugar de 'tres', deberían ayudar más de lo deseado en esa posición. La versatilidad de los exteriores deja un abanico de opciones amplio, pero inquieta el no contar con una plantilla de doce, ahí nace la insistencia de dar mayor protagonismo a Mario Saint-Supéry. Ya confirmó Ibon Navarro que existe un pequeño debate interno en el club con el canterano. “Son 14 partidos los que jugamos en estas ocho semanas sin Nihad, son muchos. Se está viendo lo que hay, pero si no hay que nos convenza, tenemos a Mario. Es verdad que no me agrada la idea de sacarle totalmente de su entorno, de su equipo donde juega muchos minutos y tiene que jugarlos, el trabajo que hace con Antonio Herrera (entrenador del EBA) y que debe seguir haciendo, incluso de su entorno familiar y estudios, seguir con esas rutinas y hábitos. Pero Mario tiene que estar preparado”.

Momento de apretar los dientes por lo que viene, una fase de temporada donde se tratará de mantener esa quinta plaza valiosa en Liga Endesa, aunque el objetivo es estar en play off, y seguir una buena línea en BCL, con una parte del trabajo ya hecho en el Round of 16, a falta de rematarlo en ese doble duelo frente al Galatasaray. Todo eso, que no es poco, con un Unicaja algo alterado por esa ausencia que obliga a alterar los planes, pero este equipo ha mostrado estoico cuando han venido mal dadas. Uno se muerde las uñas pensando en lo que se viene el sábado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios