Unicaja

Oficial: el Unicaja renueva por una temporada a Luis Casimiro

  • El equipo malagueño sigue confiando en el entrenador manchego, que seguirá un año más con otro opcional

Luis Casimiro, en un entrenamiento de la fase final de la ACB. Luis Casimiro, en un entrenamiento de la fase final de la ACB.

Luis Casimiro, en un entrenamiento de la fase final de la ACB. / acb photo

Ya es oficial. Aunque el anuncio se dilató en algunos días, el Unicaja comunicó de manera pública la renovación de Luis Casimiro por una temporada más, con otra opcional, como pone en el escrito del equipo malagueño. El entrenador manchego cumplirá su tercera campaña en Málaga después de hacerse cargo del equipo en el verano de 2018. Una continuidad en el proyecto que también se refrenda en la figura del técnico, que estará al mando de un proyecto ilusionante para el curso 2020/2021. 

Un movimiento que se había tratado el martes pasado en el primer consejo de administración que se había celebrado después de terminar la campaña. Ahí se ratificó la idea de que debía acometerse la renovación de Casimiro, que había terminado contrato el 30 de junio. Un contrato a la baja después de la crisis del coronavirus, que se adapta más a las circunstancias que se manejan ahora en el mercado. En los últimos días se estaban puliendo los detalles con su agente José Cobelo, antes de la firma del manchego. Una continuidad en el proyecto que se valora mucho en Los Guindos de cara a una temporada que viene donde hay mucha incertidumbre. Un motivo importante porque se piensa que dará una ventaja competitiva repetir entrenador y una columna vertebral de 10 jugadores después también de las renovación de Carlos Suárez y Gal Mekel, que ya se consensuaron con él. Hay que recordar en este sentido que la pretemporada comenzará en un mes y medio. 

Estos dos años de Luis Casimiro en Málaga han tenido luces y sombras. En el primero se consiguió hacer un juego excelente en el primer tramo de la temporada, pero no se cumplió con los objetivos ni en la Copa del Rey, ni en la Eurocup, ni en la ACB, donde se sumaron tres eliminaciones tempranas. Mejoró sensiblemente en esta segunda, donde alcanzó la final de Copa en el Carpena (con el asterisco de que jugó como anfitrión al no estar entre los ocho primeros en el corte) y compitió en la fase final de la Liga Endesa (a la que llegó como noveno). Una canasta le separó de las semifinales, que hubiera subido considerablemente la nota. Queda la sensación de oportunidad grande perdida, más después de ver al Baskonia campeón. Se le tuvo dos veces contra las cuerdas. En el torneo continental las opciones seguían intactas después de estar en cuartos con factor pista a favor. Se había cumplido con nota en la primera fase y en el Top 16. El balance de la temporada no puede hacerse porque ahí estaba el verdadero objetivo. 

También se le valora mucho haber sido la piedra angular en la construcción de un proyecto que ilusiona mucho en el corto y medio plazo. Coinciden en el Unicaja jugadores de mucho talento en una etapa decisiva en sus carreras. El club ha demostrado ambición en momento concretos importantes y hay materia prima para mirar alto. Ahí Casimiro también ha tenido un papel fundamental. Además se ha construido un bloque nacional que en momento ha generado admiración en el baloncesto español. Los grandes equipos de la historia cajista se construyeron de esta manera. Hay una base y una idea sobre la que construir. En el debe puede estar el papel de la cantera. El manchego le abrió la puerta a muchos jóvenes (Lucas Muñoz, Pablo Sánchez, Morgan Stilma...), pero que luego no tuvieron continuidad competitiva alguna. Es obvio que la exigencia de un club así lo hace difícil, pero a algunos no se les permitió salir cedidos cuando era lo más adecuado. Seguramente un equipo en LEB (idea que ha cercenado la pandemia) ayudaría en estos casos. De ellos sólo queda el base jienense en el club, lo que es sintomático. Ahora está por ver cómo se gestiona el diamante en bruto llamado Yannick Nzosa, una oportunidad casi única. 

Con la continuidad del técnico sellada y oficializada, ahora queda rematar la plantilla. Hay 11 jugadores con contrato, Francis Alonso incluido, por lo que el núcleo duro está hecho. Resta lo más complicado. Primero hay que cerrar el tema de Adam Waczynski. Que siga Casimiro va en favor del alero polaco. Se le va a ofrecer un contrato a la baja y si acepta cumplirá su quinta temporada en Málaga. Se piensa que las condiciones del anterior están desfasadas con su rol en el equipo y con el actual mercado. Luego todos los focos apuntan a la contratación de un ala-pívot que abra el campo. Es algo que se echa de menos desde la salida de Wiltjer, con el que se contactó hace unos meses. Es uno de los perfiles que debe subir el nivel del equipo. Si no sale ningún jugador con contrato, pocos movimientos más habrán. Para el cuatro, han salido los nombres de Alec Peters, Tim Abromaitis o Nick Kay. Da alcance de lo que se busca. 

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios