Unicaja

Se retira Flo Pietrus, una pieza clave en el trienio dorado del Unicaja

  • A los 39 años, el internacional francés deja el baloncesto profesional tras una carrera de mucho calibre

  • Jugará en el Metz de cuarta división

Flo Pietrus, junto a Cabezas y Garbajosa, con el título de campeón de la Copa del Rey. Flo Pietrus, junto a Cabezas y Garbajosa, con el título de campeón de la Copa del Rey.

Flo Pietrus, junto a Cabezas y Garbajosa, con el título de campeón de la Copa del Rey.

Después de más de dos décadas de dedicación en el alto nivel, Florent Pietrus (Guadalupe, 1981) deja el baloncesto profesional. El francés pone punto final a una carrera de mucho calibre a los 39 años en una última temporada marcada por la pandemia y donde jugó para el Orleans. Su intención era retirarse en la pista y lo hizo en un equipo donde promedió 15 minutos por partidos hasta que el COVID-19 cercenó las competiciones. Una trayectoria longeva y de éxitos a nivel de clubes y también en la selección francesa, donde fue importante en la generación Tony Parker. Jugará en el Metz de cuarta división gala. 

Flo pasó por 10 equipos en este viaje, teniendo un verdadero impacto en la ACB. Llegó a España procedente del Pau Orthez al Unicaja, donde pasaría tres años. Luego se marcharía al Estudiantes, para enrolarse más tarde en las filas del Valencia Básket (en dos etapas) y en el Baskonia. Después volvería a su país para jugar en el Nancy, Gravelines, Levallois, Estrasburgo y el mencionado Orleans. Su palmarés habla por sí sólo. Tres ligas francesas y tres copas, una ACB y una Copa del Rey y una Eurocup. Además, se proclamó campeón en una ocasión del concurso de mates de la Liga Endesa en 2006 en el Carpena. Más allá de su valía baloncestística, fuera de toda duda, deja las pistas un tipo carismático. Querido allí donde ha estado, desde que anunció la retirada son decenas los mensajes de agradecimiento sinceros que le llegan desde tierras españolas. Nunca probó en la NBA, donde sí estuvo su hermano pequeño Mickael. 

En Málaga también se siente un especial cariño por el galo, que dejó huella. Su nombre está en un lugar privilegiado en la historia cajista. Fue uno de los pocos integrantes que aguantó durante todo el trienio dorado verde, que encadenó títulos de Copa, ACB y tercer puesto en la Final Four de la Euroliga. En ese grupo muy selecto están Sergio Scariolo, Carlos Cabezas, Pepe Sánchez y Berni Rodríguez. De los jugadores ya sólo sigue en activo el base marbellí, que continuaba esta aventura en Uruguay. Pietrus dejó grandes exhibiciones defensivas, aprovechando un físico de mucho nivel, en esta etapa. Fue una pieza de trascendencia para el entrenador bresciano, en una labor más oscura para que brillaran otros de más talento ofensivo. Jugó 192 partidos (vigésimo jugador en la historia verde con más encuentros) con la camiseta verde donde promedió 3.4 puntos, 3.2 rebotes y 4.8 de valoración en 16 minutos. Su impacto fue mucho más allá de los números, siendo punta de lanza en labores de intendencia. 

Fue internacional en 230 ocasiones, un hito al alcance de pocos profesionales. Además, también tuvo importancia seguramente en una de las generaciones galas más célebres. La que encabezaba Tony Parker, un jugador impresionante. Fue coetáneo también de otros como Ronny Turiaf, Mickael Gelabale o Boris Diaw, llegando luegos otros jóvenes talentos como Batum o De Colo. Siempre de la mano de Vincent Collet. Un grupo que tuvo el punto álgido con el oro en el Eurobásket en 2013 en Eslovenia. Conseguirían tres medallas más en un Europeo (una de plata y dos de bronce). También está en los logros de Francia ese tercer puesto en el Mundial de España en 2014, donde eliminaron a España en cuartos de final. Una de las noches más negras del baloncesto español. Precisamente, una Generación del 80 que privó a los franceses de mayor gloria, Parker dixit.

"Estoy fuera", fue el mensaje de Flo Pietrus en redes sociales para anunciar su adiós al baloncesto profesional, a lo que le seguiría un comunicado: "Hace 20 años, en septiembre de 2000, el gran Pau-Orthez decidió presionarse a sí mismo y reconstruir alrededor de tres niños bastante talentosos. La reconstrucción iba a llevar varios años. Eso es lo que estaba planeado. Pero nosotros teníamos otros planes… 20 años después el placer de jugar sigue ahí, pero la necesidad de calmarse es más fuerte: dejo mi carrera profesional. Habría mucha gente a la que agradecer: entrenadores, compañeros, clubes… ¡Os reconoceréis! Un agradecimiento especial a mi familia y seres queridos por su apoyo; a Christophe, mi agente; a Nike, mi proveedor de toda la vida; así como a todos los que me dieron sus sabios (y, a veces, menos sabios) consejos. Gracias a los fans, los seguidores que me han seguido y animado desde el principio. No es un fin en sí mismo, solo una página que pasa. Continuará". 

Una decisión de la que aportaba más contexto en L'Equipe, teniendo la suerte de poder marcharse en el parqué. "El cansancio se fue imponiendo gradualmente. El impulso ya no era el mismo, incluso si la pasión permanecía intacta. Sabía que era el momento adecuado. Pero quería terminar jugando. Entrené solo de agosto a enero. Finalmente, le digo a mi agente que renuncio. Cuando al día siguiente, recibo la oferta de Orleans. Esto me permitió hacer una última vuelta. Me divertí mucho, a pesar de que la pandemia interrumpió la temporada. No habría cambiado nada. Sabía que había terminado. Extrañaré el partido, la competición, pero estoy feliz y en paz con mi decisión", explicaba Florent Pietrus, un cuatro y medio con una carrera de la que estar orgulloso.  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios