Unicaja

La visión de Katsikaris de la cantera del Unicaja

  • "Este programa es bueno, es una oportunidad para los chavales", dice Katsikaris sobre el trabajo en Los Guindos: "Tener cuatro jugadores de la cantera en el primer equipo es mucho, muchísimo"

Katsikaris mira el trabajo de Pablo Tamba y Rafa Santos. Katsikaris mira el trabajo de Pablo Tamba y Rafa Santos.

Katsikaris mira el trabajo de Pablo Tamba y Rafa Santos. / Unicaja B. Fotopress / M. Pozo

Fotis Katsikaris empezó como técnico de cantera, reclutando jugadores para el AEK de Atenas, un club grande y con mucho seguidores en el país griego, pero no del nivel de los transatlánticos Olympiacos y Panathinaikos. Allí hizo el grueso de su carrera de jugador y allí también contribuyó de manera decisiva a la creación de un equipo histórico porque fue el último que rompió el duopolio, allá a principios de siglo, ganando la Liga de 2001/02. Dikoudis, Bourousis, Zisis, Kakiouzis o Pero Antic eran jóvenes jugadores que, entrenados por Dusan Sakota, fueron fichados para el club por el ahora técnico del Unicaja. Varios de ellos fueron claves en ese título, que fue la lanzadera para un jugador que marcaría época en Europa, J. R. Holden. Junto a él, Andy Betts, pívot de muchas temporadas en la ACB.

El técnico griego tuvo esta semana pasada una buena oportunidad de evaluar a los jóvenes cajistas más cercanos al primer equipo, mientras trabajaban para mantener el nivel físico y de exigencias con los tres únicos no internacionales sanos, Alberto Díaz, Tim Abromaitis y Yannick Nzosa. Uno, Pablo Sánchez, entrena con él desde el comienzo, como en las dos temporadas previas con Casimiro. Dos más, Jeffry Godspower e Ismael Tamba, están ahora en Marbella, en LEB Plata, con algunos minutos en la categoría. Han trabajado mañana en Málaga y tarde en Marbella. También estuvieron los juniors Rafa Santos (ya debutó con el primer equipo), Pablo Tamba, Daniil Shelist y Pierre Sene. Fotis Katsikaris coincidió con Antonio Herrera en Utah, cuando el ahora director técnico de la cantera cajista estuvo en una liga de verano con los Jazz, la franquicia con la que Katsikaris estuvo un año en la NBA, la temporada 2018/19. Aunque firmó tres años, decidió volver, el cuerpo le pedía ser primer entrenador en Europa. Ante esta semana de barbecho, Katsikaris quiso mantener el trabajo. Herrera le hizo llegar un informe con las características de los siete jugadores. Y el primer día, Katsikaris ya se dirigía a ellos por su nombre, algo que a los chavales les llamó la atención.

"Vivimos otra época y sociedad. Hay muchas cosas. Hace 20 años tenían otras prioridades los chavales, eran otra generación. Entonces, el tema de la mentalidad, el background, de dónde vienen, la base que tienen o lo que puede ofrecer un club como el nuestro, con la residencia que hay y con las instalaciones como Los Guindos, es importante la mentalidad que puedas crear en ellos, empezar desde ahí. El talento sí que está, se hace un buen trabajo con ellos, se nota. ¿El nivel al que puede llegar algún jugador? Pues ya se verá. Ves algo, cosas, este chaval tiene algo, este no tiene ese algo pero puede ser un jugador en ACB...", decía Katsikaris sobre lo que había visto en estas sesiones de trabajo con los jóvenes canteranos cajistas.

"Hay otros jugadores malagueños en la ACB, como Pepe Pozas, por ejemplo. Que es de la cantera, igual no ha jugado en Málaga, pero está haciendo una carrera espectacular en la ACB. Entonces esto va a ser una motivación para todos los jugadores, para los canteranos. ¿Voy a llegar al primer equipo o no? ¿Cuándo? ¿Y qué? Este programa bueno, las instalaciones, los entrenadores, que hacen un gran trabajo, la formación, es una oportunidad para los chavales, hay que crear esa mentalidad", insiste Katsikaris. Su precedesor, Luis Casimiro, no ha tenido remilgos en dar rienda suelta a quien apretaba por abajo. "El Unicaja es un equipo que en el pasado ha tenido siempre jugadores de la casa arriba. Hoy tenemos a cuatro canteranos en el primer equipo, Alberto, Francis, Yannick y Rubén. Cuatro chavales de la cantera es mucho, muchísimo, en un equipo que compite y en el que hay mucha exigencia. Si no hay la exigencia que hay en Málaga de ganar es más fácil tenerlos. Puedes promocionar a los canteranos y no pasa nada. Hay un coste ahí, en el nivel que estamos, y tener cuatro canteranos es chaupeau, hay mucho mérito".

Es por ello que Katsikaris intenta poner en perspectiva y darle valor a la temporada, a lo que se ha hecho y lo que queda por delante, con esa visión en la cantera. "Sí, está el fracaso de la Eurocup, en la Copa ha pasado lo que ha pasado. Pero hay cosas buenas que están pasando esta temporada. Están pasando cosas positivas para el club, como ver a esos jóvenes consolidándose en el primer equipo. No hablo de mi trabajo, también del de Luis, claro. Están sucediendo con esos jugadores que en el futuro ayudarán al primer equipo", asegura Katsikaris, un técnico que viene de una cantera, como todos, y que valora lo que hay en Málaga, la materia prima y las condiciones para que los jóvenes se desarrollen. El tiempo dirá qué uso le da.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios