La farola

La frontera entre Málaga y Cádiz, joya del patrimonio natural andaluz

Vistas de la Sierra de Grazalema.

Vistas de la Sierra de Grazalema. / ramón aguila

Es uno de los puntos de la comunidad autónoma andaluza con más patrimonio natural: la frontera entre las provincias de Málaga y Cádiz cuentan con cientos de espacios peculiares de alto valor ecológico, decenas de bonitos pueblos blancos con un extenso pasado, patrimonio histórico, cultural y gastronómico. Ambas provincias, comparten los parques naturales de Grazalema y Los Alcornocales, aunque ambos tienen una extensión mucho más grande en la zona gaditana. Es una zona estratégica, poblada desde la Prehistoria, puente entre el Atlántico, el Mediterráneo, Europa y África.

Bosque mediterráneo, macizos montañosos que sirven como barrera a los vientos, conexión con el resto de la península ibérica y los dos mares y gran cantidad de variedad de fauna y flora son sólo algunos e los puntos más conocidos de los parajes que separan ambas provincias. Hay pueblos como el bonito Cortes de la Frontera que reparte su extensión entre los dos parques naturales. Una zona privilegiada que ofrece planes en torno a la naturaleza y su patrimonio. Pueblos blancos, clima beneficioso y los elementos naturales que convierten a esta parte de Andalucía en una auténtica joya medioambiental. Variedades de flora y fauna, climas específicos de la región con unas particularidades únicas provocadas por la geografía del terreno, los vientos únicos del océano Atlántico y multitud de particularidades y paisajes espectaculares. Un punto de la península ibérica único.

Parque Natural de Los Alcornocales

Es uno de los más grandes por extensión de todo el país y abarca desde la costa de Tarifa hasta los territorios de Ubrique o Cortes de la Frontera. Cuenta con 18 pueblos y algo menos de 400 mil personas, pero lo más abundante en esta parte de Andalucía es el bosque mediterráneo en el que los alcornoques son mayoría. Lo cierto es que su situación y morfología ayuda a que el clima sea especial en esta zona: tiene más viento y humead que otras y eso beneficia a que la vegetación sea más espesa. Se ha considerado que parte de este parque natural tiene las últimas selvas mediterráneas, algo que se puede comprobar en lugares como el Puerto de La Higuera y sus proximidades. Más lejos de la costa, el pico del Aljibe es uno de los más conocidos por sus vistas espectaculares. 

Una extensión tan grande como el parque de Los Alcornocales (casi 168.000 hectáreas) da para casi todo tipo de paisajes, además la abundancia del agua en muchas partes hace que los entornos sean realmente diferentes a otros puntos de la comunidad andaluza. Hay puntos con cañones espectaculares que parecen sacaos de lugares remotos. Es el caso del cañón de Las Buitreras, uno de los monumentos naturales de la zona poco conocidos pero precioso. Los pueblos tienen en su mayoría el legado andalusí en su trazado y yacimientos de prácticamente todas las épocas anteriores hasta la Prehistoria en sus alrededores. 

Parque Natural de la Sierra de Grazalema

Al Norte del parque de Los Alcornocales, es más pequeño en extensión y comparte algunas particularidades de flora y fauna con él. Sin embargo, su geografía lo hace diferente. Está formado sobre todo por rocas calizas lo que provoca que tenga aguas subterráneas que forman cuevas tan espectaculares como la del Hundidero o la Cueva del Gato, pero también hay que tener en cuenta que la situación de la Sierra de Grazalema la convierte en una especie de muralla natural frente a los vientos húmedos procedentes del Atlántico. Esto y otros condicionantes hacen que tenga puntos en los que los registros de precipitaciones sean de los más altos de toda España. Algo sorprendente en el Sur de la península ibérica.

Con gran cantidad de variedad de fauna y flora, son los pinsapos los protagonistas de parte del paisaje. Un tipo de árbol que forma partes espectaculares del parque natural en diversas zonas por su frondosidad y características. También tiene patrimonio histórico de todas las épocas, pueblos blancos en los que el agua es protagonista como Benaoján, la propia Grazalema o Jimera de Líbar. Con una gran cantidad de variedades de flora, prácticamente todos los momentos del año excepto el invierno son buenos para visitar una de las joyas naturales andaluzas en la que las medidas de precaución para preservarla deben ser muy altas al igual que en el parque de Los Alcornocales y prácticamente toda la zona de frontera entre las provincias de Cádiz y Málaga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios