Málaga CF

El subidón de Juankar

  • El zurdo volvió tras seis meses ante el Oviedo, lo hizo de titular y con una hora de un nivel bastante alto 

  • La Rosaleda le vitoreó en repetidas ocasiones

Juankar avanza con la pelota. Juankar avanza con la pelota.

Juankar avanza con la pelota. / Marilú Báez

En el fútbol hay ciertas cualidades que son diferenciales. Una de ellas es la velocidad. No abunda en el Málaga, no hay muchos hombres que desequilibren de esa manera. Uno de esos elegidos es Juankar. El problema es que desde septiembre no ha jugado, sus rodillas le han tenido en las últimas temporadas más tiempo en los gimnasios y las enfermerías que en el césped.

Quizá por ello, es una aparición impagable para el equipo a estas alturas de la temporada. Le puede faltar ritmo al Boadilla, pero le sobran ganas y a los demás le empieza a faltar gasolina ya entrado mayo. La afición recibió a Juankar, de sopetón a la titularidad, con una ovación cuando se le nombró en el once. La aumentó después de una carrera de 70 metros después de un pase de Ontiveros en campo propio tras la que se plantó en las cercanías del área antes de ser derribado por Carlos Hernández cuando se disponía a entrar en zona peligrosa. No se le notó la inactividad, pero tras 60 minutos de partido no había más hueco al riesgo tras tanto tiempo fuera. Y Víctor le sustituyó. La Rosaleda se puso en pie para decirle adiós. Era su partido oficial número 65 en su cuarta temporada de blanquiazul.

Ganó las cuatro entradas que hizo, también cinco de los siete duelos que tuvo, dio un 78% de pases buenos, recibió una falta, puso un excelente balón en la primera mitad en el área que Luis Hernández remató mal. Fue una puesta en escena excelente. Se tiende a ver a todo el que debuta o vuelve con indulgencia, pero la hora de Juankar da que pensar que puede ofrecer algo diferente. Diego González le relevó. “Me preguntaron en la rueda de prensa previa por los lesionados y no podía responder, dar esa información para dar pistas”, decía Víctor cuando se le preguntaba por Juankar: “No están ni él ni Koné para 90 minutos, pero han tenido un proceso fantástico de recuperación y han adelantado los tiempos. Prefiero que las sensaciones del jugadores te lleven hasta donde puedas. La adrenalina de inicio te da un plus, de la afición y los compañeros. Nos daba profundidad por la banda izquierda. Juankar está muy bien físicamente”.

“La verdad es que llevábamos mucho tiempo sin ganar. Qué mejor manera que un 3-0 y haciendo buen fútbol. Necesitábamos ese empujón, sabiendo que la semana que viene tenemos el Reus”, decía el madrileño: “Estoy muy contento, con buenas sensaciones, aunque físicamente estoy muerto. Hay músculos que me duelen que ni sabía que tenía, le he dicho a mis compañeros en el vestuario”.

El recibimiento que tuvo fue agradecido por Juankar: “Espectacular, muy emocionante, la gente me quiere mucho. Han sido seis meses muy duros, he tenido un subidón con esa ovación. Lo mejor para mí de esta noche es eso. He apretado, volví a los 5 meses y 10 días. Le dije que quería esperar al mister, he estado 20 días para afinar. Estoy muy contento por la recompensa, por haber vuelto. Esos recuerdos de no encontrarme bien en el campo y disfrutar, esas jugadas y que la gente te grite, te llena mucho”.

“Imagínate, arranqué y acabé en el área contraria, me quedé muerto ahí, ahí ya me fundí del todo”, bromeaba el zurdo cuando se le preguntaba por esa gran arrancada: “Después del Carranza le dije a los compañeros que el punto era magnífico si ganábamos el partido éste y así fue”.

También le mandó un guiño a Ontiveros: “Le digo siempre que le pegue siempre abajo cuando va al interior. ‘Cabrón, si la metes así no te puedo decir nada’, le dije. Es un jugadorazo, está enchufado. Le viene bien a cualquier equipo”.

También hizo su regreso Mamadou Koné. El africano entró en el tramo final del partido para dar un respiro a un monumental Blanco Leschuk. Volvía después de varios meses fuera. Otra bala diferencial para sumar al arsenal de Víctor.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios