Málaga CF - Cádiz | Previa

Misma coraza, distinto corazón

  • Málaga y Cádiz se enfrentan en La Rosaleda (21:00) con algo en común: su solidez

  • Muñiz puede repetir once e intentará llevar la batuta en casa

Ricca, Keidi Bare, Blanco Leschuk y Lombán durante un ejercicio en las instalaciones del Anexo de La Rosaleda. Ricca, Keidi Bare, Blanco Leschuk y Lombán durante un ejercicio en las instalaciones del Anexo de La Rosaleda.

Ricca, Keidi Bare, Blanco Leschuk y Lombán durante un ejercicio en las instalaciones del Anexo de La Rosaleda. / Javier Albiñana

Málaga y Cádiz. Juan Ramón Muñiz y Álvaro Cervera. Misma coraza, distinto corazón. Tienen muchas similitudes los técnicos gijonés y cántabro, respectivamente. Similitudes que han implementando en sus equipos. Una estilo y un modelo de juego en base a una idea con la misma matriz, la misma raíz. Tanto a Muñiz como a Cervera les conduce el trabajo, el sacrificio y el orden. Son dos de esos que montan el edificio por la base, por la defensa. Que anteponen el equilibrio al desorden y edifican desde ahí un proyecto que a tenor por los resultados de ambos hasta el día de hoy, funciona. El Cádiz visita hoy La Rosaleda (21:00).

El Málaga salió reforzado de Son Moix el pasado fin de semana. Recobró sensaciones y fue capaz primero de adelantarse y luego de reaccionar al empate del Mallorca en una jugada que quedará bien gradaba en el memorándum blanquiazul. Sacó casta y tomó el control de una situación que pudo irse en los últimos resultados. Se rompía una sequía de más de tres meses sin ganar fuera de casa –desde Almería (0-1) en septiembre–, algo que da impulso para recuperar el sendero en La Rosaleda tras el traspiés ante el Granada (0-1), el primero de la temporada ante su público.

El empaque mostrado en la isla, con Dani Pacheco y Juanpi como estiletes que acostumbran a irse hacia dentro para disparar a los laterales, Cifu y Ricca, puede permitir a Muñiz repetir once. El único que podría invitar a cambiar el once es Ontiveros, con la varita en sus botas aunque no siempre funcione. El resto es reflejo de la solidez que ha encontrado el gijonés en su plantilla, un once que expone trabajo e implicación y se traduce en fútbol. Sin alardes y dirigiéndose siempre por el camino práctico, resultadista.

Son ingredientes que comparte un Cádiz lanzado, que suma siete triunfos en sus últimos siete partidos de Segunda. Números que le han propulsado desde la zona baja de la tabla –había sumado ocho puntos de 30 posibles y ocupaba la vigésima posición– hasta los puestos de ascenso –21 de 21, sexto clasificado a tres puntos del Málaga–. Es incuestionable el estado de ánimo de los gaditanos, a los que les sale hasta el regate más irreverente aunque cabe destacar que los puntos, exceptuando el duelo ante Las Palmas, han sido con equipos de la zona baja: Lugo (15º), Elche (18º), Reus (20º), Córdoba (21º), Zaragoza (19º) y Rayo Majadahonda (14º).

En los gaditanos solo se espera una novedad con respecto al once que presentaron ante el Rayo Majadahonda. Cervera dejó fuera por decisión técnica a Agra, titular ante los madrileños, y regresa Jairo, que tiene un buen puñado de papeletas para ser el elegido para ocupar su hueco. La alternancia de éste con Álex Fernández puede ser uno de los grandes problemas que genere un Cádiz que abusa del robo y contra para sumar de tres en tres.

El choque de armaduras en La Rosaleda será muy igualado entre dos equipos con una idea similar. Se espera una gran desplazamiento de la hinchada amarilla que hará contraste con marea blanquiazul que abarrota el graderío de Martiricos. Serán claves.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios