Málaga C.F.

"28 puntos después de como empezamos en Alhaurín de la Torre es muy bueno"

  • Orlando Sá reconoce el interés de equipos en la liga de Polonia: "Saben que me gustar estar aquí"

  • "Podríamos tener cuatro o cinco puntos más, la gente estaría más ilusionada"

  • "Ha sido muy difícil físicamente"

Orlando Sá, durante u lance del partido contra el Oviedo en Copa del Rey. Orlando Sá, durante u lance del partido contra el Oviedo en Copa del Rey.

Orlando Sá, durante u lance del partido contra el Oviedo en Copa del Rey. / marilú báez

El punta del Málaga Orlando Sá estuvo en Área Malaguista de 101TV y repasó ampliamente su estancia en el Málaga empezando por las informaciones que le sitúan como posible fichaje para la liga de Polonia: “Tuve mensajes y llamadas de compañeros de equipo y amigos preguntándome por Polonia. La verdad es que tuve contactos ahí, pero la gente sabe que me gusta estar aquí y que tengo un proyecto hasta el final de la temporada”.

Además, habló sobre los puntos actuales y las dificultades en el arranque de competición: “Si me dices que hacemos más de 28 puntos en la segunda vuelta, lo firmo. Tenemos cualidades para hacer más, que en los dos últimos partidos no tuvimos la suerte que en otros y merecimos más. Tener en este momento 28 puntos después de cómo empezamos la temporada en Alhaurín de la Torre es muy bueno. Sólo unos cuantos jugadores que están en el grupo y yo sabemos lo que pasamos en Alhaurín de la Torre”, espetó y ahondó: “No me pregunté dónde me he metido porque tuve conversaciones muy serias y muy directas con Manolo y el entrenador. Había jugadores con una situación que no es la de ahora. No sabíamos con quién podíamos contar, con quién hablar de determinadas cosas, en quién podíamos confiar. Fue muy complicado, días difíciles. Chapeau a Manolo Gaspar y al entrenador”.

Sá reconoció que le ha costado mucho recuperar el tono físico y reconoció que “el VAR nos está fastidiando, no tenemos suerte, pero podríamos tener unos puntitos más. Tenemos mala suerte con las decisiones de los árbitros, un poco raras. Tenemos un buen equilibrio bueno entre los chavales y la experiencia. Podríamos tener fácilmente cuatro o cinco puntos más, principalmente por los últimos partidos. Así la gente estaría mucho más ilusionada, estaría la gente más ilusionada. Pero la mala suerte de algunas decisiones, y ahí estamos ahí. El fútbol no son matemáticas, tenemos que seguir trabajando y saber vivir con eso".

Además, el punta habló de su cambio en el estado de forma con respecto a su llegada a la capital de la Costa del Sol: "Sigo trabajando porque como me siento ahora no tiene comparación con cómo me sentía antes. Lo digo de broma: si tienes un coche muy bueno y viejo en el garaje no puedes sacarlo y darle un gran viaje, tienes que ir poco a poco. Ha sido muy difícil físicamente, me encuentro preparado para 90 minutos, pero la intensidad es muy fuerte. Físicamente me encuentro mucho mejor, los goles llegarán naturalmente".

También alabó el trabajo y las formas de Pellicer  del dijo: "Me parece una persona justa, no tiene miedo de apostar por los chavales o decirte las cosas a las cara"; y habló sobre su estilo de juego: "Hay jugadores de banda que centran como Yanis o Joaquín, van bien por la banda. Hay otros que van por la banda por dentro, más interiores como Jairo o Larrubia. Depende de lo que quiera el míster. Si un día jugamos Chavarría y yo juntos, pues el equipo deberá de ser más directo y tener más centro. Soy más de referencia, vivo de los centros de mis compañeros, me gusta jugar de espalda y atacar los balones, pero haré siempre lo que me diga el míster. A lo que necesite él, yo haré lo que pueda".

Por último también fue preguntado sobre si considera escasa su participación: "Nunca he contestado a una decisión del entrenador. Estoy 100% seguro de que lo que quieren es lo mejor para el equipo, lo primero es respetar las decisiones de él, porque sabemos que en el fútbol los primeros sacrificados son los entrenadores. No admito que las cosas vayan mal y el dedo apunte al entrenador, pienso que el dedo tiene que apuntar a los jugadores. Estoy disponible para jugar cinco, diez o más minutos. Trabajo para jugar, para que llegue el momento. Si tuviera un poco más de suerte, las sensaciones de confianza serían diferente. El delantero vive de goles y yo no soy diferente”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios