Unicaja

Jaime Fernández cruza el ecuador de su recuperación

  • Tres meses después de su operación, el base es optimista y afronta el resto de la terapia sin asumir riesgos

  • "Creo en el equipo, hay que ser ambicioso, tenemos un muy buen equipo para poder pelear por cosas chulas".

Jaime Fernández, con ropa de calle, lanza a canasta. Jaime Fernández, con ropa de calle, lanza a canasta.

Jaime Fernández, con ropa de calle, lanza a canasta. / javier albiñana

“Llevo tres meses, está estipulado seis meses, me quedan tres más. Soy optimista, me gustaría volver antes, pero son los médicos del club los que deciden. Tres meses me parecen mucho”. Aunque no quiere correr riesgos, las pequeñas evoluciones de cada semana, la ausencia del dolor que le impedía andar con normalidad y el horizonte que viene motivan a Jaime Fernández, una de las perlas del Unicaja más nacional de los últimos lustros. El base ya está en el ecuador de su recuperación y en el camino andado hasta ahora recolecta las mejores.

“Es muy gratificante sentir que cada semana mejoro un poco más. Creía que estaría peor tras las vacaciones pero no, estoy muy animado, me encuentro muy bien”, explicó el jugador a la cadena SER y añadió: “Me he calzado las zapatillas de correr, las de baloncesto, aún no. Tirar, moverme un poco, correr todavía me queda un poco para ello. Molestias tengo, diferentes a las que tenía antes, pero me han desinsertado el tendón y lo han vuelto a insertar, es una cirugía compleja y aún me duele, pero la cosa va muy muy bien. Me pongo la fecha que me han estipulado los médicos: tres meses más aunque sea muy larga, no quiero arriesgar nada. Me centro semana a semana, voy con optimismo, semana a semana con sensaciones y retos, sin objetivos largos porque me frustraría un poco”.

La Copa del Rey celebrada en Málaga fue el colmo para la lesión que arrastraba Jaime, el base recordó las sensaciones negativas del momento: “Me sentía muy frustrado, tenía ese dolor grande y no podía casi andar en el hotel. En el calentamiento pensaba hasta dónde podría aguantar. El día de la final, duele decirlo, pero en mi cabeza pensaba constantemente que hasta donde aguantaría. Fue duro, es una experiencia pasada y espero estar en otras copas. La disfruté por una parte pero la sufrí mucho por otra”.

El parón propiciado por el COVID-19 le abrió una oportunidad para operarse aunque el jugador reconoce que él tenía en la cabeza participar en varios choques importantes: “Lo hecho, hecho está. He sido el primero que quería jugar y jugaba con dolor. Siempre he querido jugar por encima de cualquier cosa, mi ilusión era jugar los play-offs de la Eurocup como fuese. Hemos decidido hacerlo ahora, es un buen momento. Tengo otro camino, estoy contento con el camino que hemos tomado, quiero pensar en lo que he vivido, no en lo que me he perdido”.

Con esta situación, los objetivos de Jaime Fernández son concretos en lo que se refiere a recuperarse y también en lo referente a la temporada que se avecina: “El primero es poder jugar sin dolor, cuidar mi cuerpo, que no aparezcan otros dolores en gemelos o isquiotibiales. A nivel de equipo, creo en el equipo, hay que ser ambicioso, tenemos un muy buen equipo para poder pelear por cosas chulas. Málaga se merece una alegría en el baloncesto, seamos ambiciosos, no nos pongamos límites y soñemos con cosas grandes”.

“Hay que tener en cuenta que hemos fichado a Mekel o Bouteille. Luego, Abromaitis que era una posición que necesitábamos, no sé si la plantilla está cerrada, pero me gusta mucho el equipo, creo que podemos hacer cosas bonitas, vamos a pelear por ellas”, reconoció en la Ser con respecto a su opinión sobre la confección del equipo y también dio su visión sobre el conflicto entre la ACB y el Guipuzkoa Basket: “Es un poco raro, no sé si van a bajar tres o cómo lo van a hacer. El calendario, si se juega la Eurocup y la Euroliga, es muy exigente. Me tengo que adaptar a lo que hay, si hay que aceptar al Guipuzkoa Basket, pues hay que prepararse para un calendario mucho más exigente”.

Por último, Fernández lamentó la ausencia de público y mandó mensajes de ánimo a la afición y, además, se mostró optimista con el hecho de que se pueda disputar la Eurocup a pesar de la crisis generada por el COVID-19: “Creo que sí, la verdad. Mi mente piensa que se va a jugar y me estoy preparando como si se fuese a jugar. El futuro tiene mucha incertidumbre, pero yo me preparo para la Eurocup. Es una competición que tengo atravesada, es un título bonito, me apetece pelearlo mucho”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios