Previa del Unicaja - Buducnost

Una visita molesta (20:45)

  • El Buducnost llega en racha al Carpena para enfrentarse a un Unicaja con problemas de juego y otra baja por Covid-19

  • Regreso de Ejim como jugador importante

  • Mekel seguirá fuera

Momento del último partido del Unicaja en la Eurocup contra el Mornar Bar. Momento del último partido del Unicaja en la Eurocup contra el Mornar Bar.

Momento del último partido del Unicaja en la Eurocup contra el Mornar Bar. / unicaja b. photopress

Le ganó al Brescia en casa y al Metropolitans en Francia. Con eso le sirve al Buducnost para ser el primer líder del grupo B de la Eurocup. De momento, es el único que cuenta sus partidos por victorias y eso que aún no ha hecho más que arrancar la temporada. Llega al Martín Carpena con el reclamo de Melvin Ejim como pistolero en la zona y un equipo que pretende crecer a pesar de que la buena campaña pasada le dejó sin algunas de sus piezas transatlánticas más desequilibrantes. Enfrente, un Unicaja que, de repente, ha encontrado un buen partido en el que cosechar buenas sensaciones. Y no era tan fácil.

El positivo en Covid que el club anunció ayer desacompasó la programación de entrenamientos y pone a la plantilla en un escenario que se esperaba pero que no deja de ser complicado. Al final, el grupo que dirige Luis Casimiro se entrenó por la tarde y tendrá un efectivo menos para el envite. A la baja de Mekel –y las de Mirosavjlevic y Jaime Fernández– se une la del positivo por Covid-19 que se sabrá cuando el equipo salte al calentamiento.

Mientras la victoria en Valencia servía para no quedarse sin resuello en las primeras curvas de la temporada, perder efectivos por el virus es otra vuelta de tuerca para un equipo que no está encontrándose cómodo en casi ninguna faceta del juego. El desembarco del feliz y potente Nzosa es una gran noticia que tiene otra no tan positiva pegada: el juego interior está en un punto bastante complicado de describir.

Además, las rachas de tiro no son todo lo fiables que se presuponía. En Valencia el equipo tardó mucho en ver aro desde la línea de triples y sólo su nivel defensivo, comandado por un exigido y a la vez excelso Alberto Díaz, pudo darle las opciones que necesitaba. Hoy necesita una dosis de moral similar contra un equipo que llega con un expediente impecable en el arranque de la nueva temporada y que aunque nunca le ha ganado al Unicaja –seis cruces todos para los andaluces– sí que tiene la inercia necesaria como para meter en problemas a los de Casimiro si vuelven a tardar en conectar sus circuitos más de lo habitual.

Con Ejim como uno de sus tiradores más fiables y un plantel bien conjuntado, la teórica superioridad del Unicaja queda mermada y más con un pabellón en el que apenas habrá un par de centenares de personas.

En un grupo igualado pero en el que debe de dominar, el Unicaja no puede permitirse demasiados sustos como local. El plano mental del equipo debe recolectar buenas sensaciones, confianza en sus posibilidades y no hipotecar los próximos meses de competición. Un viaje a la calma, a la teórica normalidad de su rendimiento, es importante para un plantel que ha dejado muy malas sensaciones en varios partidos y que se queda con pocos puntos destacables. Con menos caché, pero mejor racha y la ilusión de una temporada en la que destacar, el Buducnost no parece un buen rival para olvidar penas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios