Málaga C.F.

Un hilo en el laberinto del Málaga

  • La Junta de Accionistas se presenta como un momento clave en el futuro inmediato

Las fotos de Al-Thani en su etapa en el Málaga

Las fotos de Al-Thani en su etapa en el Málaga

La normalidad es un horizonte casi imposible para el Málaga. Hace un mes de que el club blanquiazul informó de la suspensión de la Junta General de Accionistas. Estaba prevista para el 2 de abril y el estado de alarma la ha dejado en el limbo de momento. La reunión de propietarios debió de celebrarse antes del final de 2019, pero las circunstancias y la gestión de Al-Thani la mantenía en el aire.

Ayer se hizo público un escrito de la defensa del catarí al Juzgado que instruye la causa contra su familia por la presunta mala gestión del club. A mediodía, el presidente de BlueBay se posicionaba en torno al futuro del equipo y ahora esa Junta General de Accionistas que en temporadas anteriores fue anodina cobra una importancia inusitada. Un pequeño hilo que seguir en el laberinto institucional del Málaga.

“Se aprobaron las cuentas anuales del ejercicio correspondiente al curso 2017/18, así como la gestión del propio consejo de administración en el mismo período. Éste, comprendido entre el 1 de julio de 2017 y el 30 de junio de 2018, ha ofrecido uno de los mejores resultados históricos a nivel de beneficios para el Málaga Club de Fútbol, S.A.D.”, rezaba el comunicado del propio Málaga justo hace un año, cuando celebró la última Junta General donde sólo los consejeros y miembros del equipo de administración de por entonces estuvieron presentes.

En la próxima habrá más actores y menos automaticidad. Según confirmó a Radio Marca el presidente de BlueBay Jamal Satli, “uno de los puntos del día será la ampliación de capital e iremos a atenderla. Se hará la ampliación de capital correspondiente con y de la mano de las administraciones con el programa que nosotros queremos desarrollar”.

Será la administración judicial quien ponga fecha para la cita: “Se espera una convocatoria nueva en un plazo de diez o 15 días para planificar las necesidades. Lo único que podemos hacer es esperar”, reconocía Satli. El Málaga necesita dinero para salir del trance en el que se encuentra y recurrirá a sus accionistas. BlueBay ha confirmado que está dispuesto a invertir, lo que obliga a los Al-Thani a hacer lo mismo si no quieren estar en minoría en el consejo de administración del equipo dado que la empresa hotelera tiene reconocidas el 49% de las acciones de la familia catarí que, antes de la sentencia favorable a BlueBay, era del 97% del total de títulos malaguistas.

Con ese panorama, la cita no sólo es clave par el futuro a corto plazo del club ya que podrá saber el dinero con el que cuenta para reestructurarse y podrá calibrar si acaba recurriendo a venta de jugadores, renegociaciones de contratos pendientes u otras medidas. También retratará el interés futuro de los Al-Thani en el club antes de que todos los procesos legales en los que están inmersos concluyan y los recursos a los mismos también acaben zanjados.

Lejos aún de saber cual será la situación final de los juicios y recursos de decisiones judiciales que mantienen los máximos accionistas del equipo, la defensa de los cataríes ha movido ficha. Un escrito, fechado el pasado 23 de abril, a la jueza que instruye el caso por presunta mala gestión y que mantiene al club intervenido, cambia el tono en la defensa de los cataríes y acusa al administrador judicial de crear la condiciones necesarias para venderle el club y sacar del mismo a los actuales propietarios. Además, señala a la propia jueza y sólo habla bien del Fiscal del caso.“Esta representación llama la atención de SSª, pero en especial del Ministerio Fiscal, quien ha acreditado verdadera independencia y coherencia tras la adopción de la medida cautelar de administración judicial apoyando la designación de un interventor. Siendo un secreto a voces que el administrador judicial podría tener un plan preordenado, quizás compartido, de llevar al club a la insolvencia para venderlo en concurso de acreedores como unidad productiva, a quien más convenga, sin contar siquiera con su propietario actual que invirtió en él una ingente suma de dinero”, dice el escrito plasmado por el abogado de los Al-Thani.

A Jesús Santos de la firma Baker Mckenzie (fue Fiscal de la Audiencia Nacional y en los medios se reconoce su trabajo con Francisco González –ex presidente del BBVA– en el caso Villarejo; asesoró a Mariano Rajoy en el caso Gürtel o representó a Rodrigo Rato en el caso Bankia) se le pudo ver salir junto a Richard Shaheen de la Ciudad de la Justicia en una vista convocada por la jueza del caso en la que el Fiscal ya pedía la intervención del club después de tener acceso a parte de las investigaciones fruto del registro de La Rosaleda por parte de la Policía.

“La medida cautelar civil de administración judicial, o, en su reciente reformulación, medida cautelar penal atípica, se revela por ende errónea e inidónea, un mero instrumento para expulsar a su legítimo propietario del club. La decisión judicial protagoniza una verdadera expropiación de uso que tras varios meses, se muestra a todas luces excesiva e inidónea”, argumenta el escrito que se conoció ayer y añade: “La medida cautelar civil de designación de administrador judicial y el propio administrador judicial están impidiendo la implementación de un plan detallado de acción que estaba acometiendo el cesado Director General del club, Sr. Shaheen, Este plan de estabilidad había sido validado por la Liga de Fútbol Profesional y ha sido discontinuado por el administrador judicial”.

Pero LaLiga y la jueza están en contacto y los controles de la patronal sobre el plan de Shaheen serán tangibles. Además, el escrito abunda en algo sobre lo que ya protestó el propio jeque Al-Thani: la venta de Antoñín. “El club tenía caja. A lo sumo ha sido la incapacidad del administrador judicial para seguir generando caja la que le ha llevado a esa tesitura de venta”, decía. Además culpa de las sanciones que puedan llegarle al equipo al actual administrador e insiste en que el plan de Shaheen era viable.

Así las cosas, los próximos días seguirán filtrando detalles del laberinto institucional del Málaga que tiene un plazo de menos de un mes para que se vislumbre qué podrá pasar más allá del césped.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios