Málaga C.F.

Un año desde el tsunami Víctor

  • Se cumplen 366 días desde que, antes de un partido contra el Oviedo, rival mañana y el sábado, Víctor Sánchez del Amo denunció una extorsión por un vídeo íntimo

Víctor, en su rueda de prensa de despedida. Víctor, en su rueda de prensa de despedida.

Víctor, en su rueda de prensa de despedida. / Javier Albiñana

Nadie aventuraba el tempestuoso 2020, pero el Málaga tuvo las primera vibraciones sísmicas nada más entrar el último año de la década. Justamente el 5 de enero de 2020, hace un año, el equipo jugó en Oviedo, rival mañana en Copa y el sábado en Liga. Un trabajado empate (1-1) sacó el equipo malaguista del Carlos Tartiere en la víspera de Reyes. Fue el último partido de Víctor Sánchez del Amo en el cargo de entrenador.

Se cumple un año desde que emergiera el terremoto Víctor que acabaría con el técnico fuera del club. Ha habido tal sucesión de acontecimientos, en la sociedad y en clave malaguista, que parece lejano en el tiempo, pero sólo pasaron 366 días desde que, en la mañana del partido en Oviedo, el técnico presentó una denuncia  en la capital asturiana por una posible extorsión ante la emisión y difusión de un vídeo de carácter íntimo. Posteriormente, presentó, días después, una denuncia ampliatoria en Málaga por un delito contra su "intimidad con acoso y extorsión".

Dos días después, el 7 de enero, el asunto era de dominio público. El vídeo ya circulaba a toda velocidad por redes sociales y servicios de mensajería. Ante esa situación, el propio entrenador malaguista decidió publicar un comunicado. "Quiero informar de que estoy siendo objeto de un delito contra mi intimidad con acoso y extorsión. El asunto está en mano de la Policía y me encomiendo a seguir sus instrucciones. De igual manera quiero informar que compartir o difundir un contenido íntimo de cualquier persona sin consentimiento también es delito, ya sea a través de redes sociales o mensaje o cualquier otra forma según establece el artículo 197 del Código Penal con penas para los que difundan contenidos personales sin consentimiento de la personas afectadas. Gracias por vuestra comprensión y apoyo", decía el texto.

A partir de ahí, un torbellino de acontecimientos. Un par de horas después, el Málaga, en el que Richard Shaheen era el brazo ejecutor del jeque, anunciaba que suspendía de sus funciones al madrileño hasta que se esclarecieran los hechos. La situación era muy tensa previamente entre Víctor y la propiedad. En la previa del partido de Oviedo, el entrenador había sido muy duro. "Nos han engañado desde el principio". Era una clave para entender la situación que se vivía. El entrenador ya había sufrido ahí la extorsión. El asunto volaba como la pólvora y era noticia en los principales diarios deportivos del mundo. Un día después, el día 8 de enero, estaba programado el regreso al trabajo de la plantilla. Los jugadores tardaron bastante tiempo en salir al campo, hubo charla tensa en el vestuario. Sería el segundo entrenador, David Dóniga, quien dirigía la sesión, ya Víctor no volvería a ejercer en el Málaga. El viernes 10 de enero, en una rueda de prensa, Richard Shaheen confirmaba que el Málaga relegaba a Víctor de su cargo. "En breve se llegará a una solución, buscamos que sea amistosa". El malaguismo se terminó de enfurecer con Al-Thani.

La afición quema fotos de Al-Thani. La afición quema fotos de Al-Thani.

La afición quema fotos de Al-Thani. / Javier Albiñana

El 11 de enero era detenida una persona de 41 años por la difusión del vídeo en Puente Genil. Se advertía que haber compartido el vídeo era un hecho delictivo. Y en el plano deportivo, el día 12 era confirmado en el banquillo Sergio Pellicer, antes de que el equipo jugara un partido ante la Ponferradina en La Rosaleda. El técnico castellonense estaba al frente del Atlético Malagueño. Previamente había dirigido varios años en cantera, había sido campeón de España de juveniles y había sido parte del cuerpo técnico de Míchel, tenía un conocimiento alto de la plantilla y de los jugadores que podían venir por detrás ayudando. El Málaga sacaba adelante ese partido con un gol de Antoñín y, la mañana posterior, Víctor Sánchez del Amo, tras expresar su "absoluta disconformidad" con el despido, comparecía en el Hotel Tryp Guadalmar para ofrecer su versión de los hechos durante una hora.

De los 14 jugadores que intervinieron ese día en la victoria ante la Ponferradina sólo quedan en el club Juande, al que Pellicer hacía debutar, y Benkhemassa. Es un síntoma de la revolución que hubo en este año en la entidad, sometida a una administración judicial desde un mes después, en febrero, cuando la jueza Ruiz González decidió intervenir el Málaga por los indicios de delito. 

Después de varios encuentros, finalmente el 7 de julio se anunciaba el acuerdo entre el Málaga y Víctor. El entrenador reclamaba la readmisión y 600.000 euros de indemnización, pero se llegó a una entente. "Hemos cedido en nuestras pretensiones, dado facilidades de pago y agradecemos al club la disposición que han tenido. Los nuevos gestores están en disposición de tratar de solucionar los muchos problemas que la entidad tenía. Yo como entrenador ya denuncié públicamente muchas cuestiones de la gestión", decía el técnico a la salida de la Ciudad de la Justicia después de firmar el acuerdo. 

Así se cerraba la vinculación de Víctor Sánchez del Amo con el Málaga, seis meses después de que emergiera un escándalo ruidoso. El 5 de enero presentaba una denuncia en Oviedo una denuncia y se iniciaba un terremoto del que el club salió distinto. El entrenador no ha ejercido como tal desde entonces, aunque ha sido activo con opiniones políticas en las redes durante la pandemia

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios